Módulos Temas Día

¿Qué es el tecnoestrés y cómo evitarlo?

El constante contacto con la tecnología puede generar niveles importantes de estrés, ¿qué se puede hacer para prevenirlo?

Email vs. Teléfono: claves para coordinar mejor en la oficina

Con el avance de la tecnología se encuentran nuevas soluciones, aunque también nuevos problemas. Uno de ellos es el recurrente contacto con la tecnología.

Por ejemplo, muchas veces lo primero que hacemos en el día luego de abrir los ojos es ver qué correos nos han llegado del trabajo o revisar el WhatsApp a ver si llegó el mensaje que esperabas desde el día anterior.

Si estas situaciones te han pasado y te genera una sensación de ansiedad es muy probable que estes “tecnoestresado ”, según BBC Mundo.

Pese a que el estrés tecnológico no es nuevo es cada vez más recurrente en las personas.

De acuerdo a la psicóloga Michelle Weil y el educador Larry Rosen, quienes acuñaron el término en 1997, el tecnoestrés puede tener efectos psicológicos como la adicción.

¿Qué es lo que genera? Algunos síntomas son la irritabilidad, nerviosismo, ansiedad, dolores de cabeza, trastornos gastrointestinales, episodios de frustración, falta de concentración, dolores de espalda, trastornos de sueño e insomnio.

"El tecnoestrés es un problema real y reside en la interacción entre el usuario de la tecnología y la tecnología en sí misma", explicó un año después en una conferencia sobre el tema la psicóloga Nina Davis-Millis, quien trabaja para el Instituto Tecnológico de Massachusetts ( MIT), en Estados Unidos.

"Es la condición resultante de tener que adaptarse a nuevas tecnologías" o al hecho de que la tecnología sea "inadecuada", añadió.

Microsoft publicó hace poco un informe sobre el tecnoestrés basado en una encuesta a 20,000 trabajadores en más de 20 países europeos.

Los resultados arrojan que la tecnología distrae a los empleados en lugar de hacerlos más productivos en tanto, entre otras cosas, solo el 21% dijo sentirse “muy productivo”.

Una de las afirmaciones más recurrentes es que aseguran que la cantidad de correos electrónicos , mensajes y notificaciones les “abruma y les impide concentrarse”.

"Los trabajadores modernos tienen tecnología abundante a su alcance", se lee en el documento. "Pero esa disponibilidad no se traduce necesariamente en impacto".

Las eternas actualizaciones y notificaciones en redes sociales hacen a la gente menos productiva, dice la firma tecnológica. Uno de los peligros más importantes es la idea de que al tener “conectividad constante” hay una expectativa de que los empleados deben responder a todas horas cualquier mensaje.

Cultura digital
Según Microsoft , la cultura digital podría mejorar la productividad mediante la gestión de los efectos. Así, se establecen las reglas de cómo una empresa usa la tecnología.

Esto incluye, por ejemplo, los tiempos apropiados para responder un email o consultar a los colaboradores si están satisfechos con la tecnología que usan.

De acuerdo al informe, el 22% de los que trabajan en una cultura digital fuerte, se sienten más productivos.

"Hay que tener en cuenta las consecuencias involuntarias de implementar una tecnología", le dice a la BBC Cary Cooper, profesor de psicología organizacional en la Escuela de Negocios de Manchester, en Reino Unido, y autor de varios escritos sobre tecnoestrés.

"No queremos renunciar a la tecnología porque es muy útil para las comunicaciones, pero no hemos desarrollado buenas pautas sobre lo que es productivo", agrega.

El psicobiólogo español José María Martínez Seva, autor del libro "Tecnoestrés: Ansiedad y adaptación a las nuevas tecnologías en la era digital" (2011), dice que los inconvenientes generados por las nuevas tecnologías incluyen la pérdida de relaciones personales o la sobrecarga de información.

"En muchos casos, nos hace más dependientes, ignorantes y solitarios", escribió.

Organismos como el Foro Nacional para la Salud y Bienestar en el Trabajo, en Reino Unido, dicen que el flujo constante de emails es uno de los agentes que más perjudican la productividad de las grandes empresas.

Por eso algunas firmas están poniendo un límite al número de correos electrónicos que pueden enviar para no sobrecargar a los trabajadores, asegura Cooper.

"La productividad proviene del intercambio creativo. No funciona cuando la gente se sienta delante de una máquina a enviar emails", afirma.

Leer comentarios ( )

Ir a portada