Módulos Temas Día

Cómo sobrevivir al primer día de trabajo después de las vacaciones

Tiene cientos, quizás miles, de correos electrónicos, un sinnúmero de mensajes de voz, y una lista de tareas que se duplicó o triplicó en su ausencia. ¿Qué hacer?

Cómo sobrevivir al primer día de trabajo después de las vacaciones

Acaba de regresar de vacaciones y con ello empieza la tarea de ponerse al día en el trabajo, la cual puede ser particularmente difícil si usted es un líder de alto rango, según un artículo de Harvard Business Review.

Tiene cientos, quizás miles, de correos electrónicos, un sinnúmero de mensajes de voz, y una lista de tareas que se duplicó o triplicó en su ausencia. Debe atender los pedidos acumulados de clientes, directivos, colegas, empleados y proveedores; tiene que luchar contra los problemas; y es necesario que retome el control.

Entonces, usted hace su mejor esfuerzo por trabajar en medio de la aglomeración, atendiendo primero los temas más urgentes, y dentro de unos días, ya está al día y listo para seguir adelante. Está de nuevo en control y se siente victorioso.

¿O no es así?

Si este es el modo como trabaja, ha perdido una gran oportunidad de liderazgo.

¿Cuál es la función más importante de un líder? Enfocarse.

Como líder de alto rango, lo más valioso que puede hacer es alinear a la gente detrás de las prioridades más importantes de su negocio. Si lo hace bien, la organización funcionará con la máxima productividad y tendrá el mayor impacto posible. Pero esto no es fácil de lograr. Si ya es bastante difícil para cualquiera de nosotros enfocarnos y alinearnos con nuestros objetivos más importantes, llegar a alinear a toda una organización es sumamente complicado.

De vez en cuando, sin embargo, se presenta una oportunidad perfecta. Un tiempo en el que es un poco más fácil hacer esto, cuando la gente está más abierta, cuando se puede ser más claro, cuando su mensaje será particularmente eficaz.

Al volver de vacaciones es una de esas oportunidades. Usted ha ganado un poco de espacio en medio del día a día. La gente no ha oído hablar de usted en un tiempo. Tal vez han estado de vacaciones también. Están esperando. Son más influenciables que de costumbre.

No desperdicie esta oportunidad tratando de luchar de manera eficiente con su propia bandeja de entrada y lista de tareas pendientes. Antes de responder a un solo correo electrónico, tenga en cuenta algunas cuestiones:

¿Qué es lo más imperioso para la organización en este momento? ¿Qué va a marcar la mayor diferencia en los resultados de la empresa? ¿Qué comportamientos usted necesita fomentar si apunta a cumplir con sus objetivos? Y, quizás lo más importante, ¿qué es lo menos importante?

El objetivo de responder a estas preguntas es elegir entre tres o cinco cosas importantes que harán la mayor diferencia en la organización. Una vez que haya identificado esas cosas, usted debería invertir el 95% de su energía en hacerlas avanzar.

¿Cómo se debe hacer?

Sea muy claro acerca de sus tres o cinco cosas. Escríbalas y elija cuidadosamente sus palabras. Léalas en voz alta. ¿Están expresadas correctamente? ¿Son sucintas? ¿Claras? ¿Útiles? ¿Van a ser una guía útil para las personas cuando estén tomando decisiones y acciones?

Utilícelas como el lente a través del cual observa –y filtra– cada decisión, conversación, solicitud, pedido, tarea y email. Cuando otros hacen una solicitud, o le piden tomar una decisión, dígalas en voz alta, por ejemplo: "Dado que estamos tratando de lograr X, entonces tendría sentido hacer Y".

¿Acaso ese correo electrónico que está a punto de responder va a reforzar sus tres o cinco prioridades? ¿Va a generar un impulso hacia la dirección correcta? Si es así, responda de una manera que fortalezca dicha alineación y aclare el enfoque vinculando su respuesta lo más cercano posible a una o más de las tres a cinco cosas, tal como las ha escrito.

Si usted revisa un correo electrónico y no puede encontrar una manera clara de conectarlo a las tres o cinco prioridades de la organización, entonces pase al siguiente email. No tenga miedo de NO priorizar temas que no se relacionan con sus prioridades. Esta es una cuestión de enfoque, y con el fin de centrarse en algunas cosas, tiene que ignorar otras.

Usted tiene esta maravillosa oportunidad, un raro momento en el tiempo cuando su principal función y la tarea más difícil –enfocar la organización– se vuelve un poco más fácil. No se la pierda.

Volver de las vacaciones no se trata simplemente de ponerse al día. Se trata de salir adelante.

Leer comentarios ( )

Ir a portada