1. Es momento de que te des un tiempo para pensar, así que tómate unas vacaciones. Antes de buscar un nuevo empleo o embarcarte en un nuevo proyecto, utiliza algunas semanas para relajarte física y mentalmente.

(Fuente: puntofape.com)

2. Cuando ya estés tranquilo, y sepas a grandes rasgos qué es lo que estás buscando, prepara un currículo que sea atractivo para las empresas y puestos que te interesan. Recurre a todos los contactos profesionales que tengas para que puedan recomendarte.

(Fuente: webdelprofesor.ula.ve)

3. Quizás haya llegado el momento de embarcarte en ese proyecto personal que siempre tuviste, y no concretaste. Evalúa si es factible empezar un negocio propio, y cómo podría ser rentable trabajar para ti mismo.

(Fuente: blog.everis.com)

4. Mientras esperas la respuesta de alguna empresa u organización, mantente activo y ocupado. La búsqueda de un empleo que cumpla con tus necesidades es algo que puede demorar, por lo que es muy importante que no desperdicies tu tiempo.

(Fuente: ranchera957.fm)

5. Puedes buscar algunas fuentes alternativas de ingresos económicos mientras esperas un trabajo que valga la pena. Ser 'freelance' es una buena opción, sobre todo, porque mes a mes tienes que seguir pagando tus cuentas.

(Fuente: wordpress.com)

6. No abandones la búsqueda de empleo, aunque te estés demorando en conseguir un nuevo trabajo. Las buenas oportunidades demoran en llegar, pero solo si persistes y tienes la paciencia necesaria, conseguirás lo que te propones.

(Fuente: mipropiojefe.com)