Módulos Temas Día

Revolución de los robots en la banca aún está lejos ¿eso es positivo?

El CEO de Deutsche Bank y el ex jefe de Citigroup han profetizado una revolución digital que reemplazará los trabajos rutinarios de la banca con automatización, algoritmos e IA. ¿Cuán cerca estamos de eso?

Las máquinas pueden ser excelentes en muchas tareas. También pueden ser notablemente incompetentes a veces. (Foto: Bloomberg)

(Bloomberg).- Durante más de un año, se ha producido una especie de guerra falsa en la industria de los servicios financieros.

Personas visionarias y respetadas como el máximo consejero de Deutsche Bank AG, John Cryan, y el ex jefe de Citigroup Inc., Vikram Pandit, han profetizado una revolución digital que reemplazará los trabajos rutinarios de la banca con automatización, algoritmos e inteligencia artificial.

Hasta la fecha, como han argumentado Marcus Ashworth y Lionel Laurent de Gadfly, no ha habido apenas señales de los despidos masivos que pudieran señalar el albor de la era de los robots.

De repente, eso está cambiando. National Australia Bank Ltd. dijo el jueves que reducirá 4,000 empleos, equivalente a aproximadamente el 12% de su fuerza de trabajo, en un giro hacia la banca digital. Una semana antes, Nordea Bank AB de Suecia citó la automatización al anunciar planes para despedir a 6,000 trabajadores.

Mizuho Financial Group Inc. busca eliminar 19,000 empleos en la próxima década, equivalentes a alrededor de un tercio de su fuerza de trabajo, ya que la inteligencia artificial reemplaza las posiciones administrativas, informó el periódico Yomiuri Shimbun la semana pasada, sin decir de dónde obtuvo la información.

Mientras tanto, Commerzbank AG está trabajando en planes para utilizar una mayor automatización con el fin de eliminar 9,600 empleos en cuatro años.

¿Deberían los empleados de banca estar preocupados? Todavía no.

Dichos anuncios son el equivalente en el mundo empresarial de Donald Trump anunciando que una nueva fábrica u otra creará 2,000 puestos de trabajo: esto es exacto, pero engañoso en comparación con la imagen más amplia de la situación.

A pesar de los crecientes niveles de automatización y la débil rentabilidad, que crean la impresión de una década perdida desde la crisis financiera del 2008, los empleos en el sector parecen haber seguido aumentando hasta llegar a su máximo en el 2015, según el análisis de Gadfly.

Si bien un plan para reducir el número de empleados en un 12% en unos pocos años puede sonar aterrador, vale la pena ponerlo en contexto. Es casi lo mismo que la mediana de la tasa de rotación anual de empleados en el sector de los servicios financieros, y otras industrias como el comercio minorista y los medios de comunicación tienen tasas mucho más altas de despidos y renuncias.

Cualquiera que haya trabajado en una empresa que experimente despidos masivos estará familiarizado con la forma en que todos los trabajos eliminados pueden volver pronto a medida que se abren nuevos canales de ingresos. Esto es especialmente probable porque, como ha argumentado Lionel Laurent, el entusiasmo sobre el potencial de la automatización para reducir los costos y aumentar la productividad en las finanzas ha avanzado mucho más rápido que la realidad.

Las máquinas pueden ser excelentes en muchas tareas. También pueden ser notablemente incompetentes a veces. Un ejemplo concreto: la capacidad que permite a los niños pequeños identificar imágenes de (por ejemplo) un perro después de que se les muestren algunos ejemplos, sigue siendo uno de los desafíos más difíciles en la inteligencia artificial.

Pero la capacidad de detectar patrones sin una gran cantidad de datos para analizar sigue siendo crucial para que los bancos puedan seguir llevando a cabo tareas tan básicas como generar ideas sobre fusiones y adquisiciones para sus clientes o detectar cuando un cliente está tratando de lavar dinero.

Se perderán empleos en la banca, pero en gran medida serán los puestos repetitivos y sin interés, y en su mayoría serán reemplazados por otros puestos de trabajo en otras partes de la empresa. Como se señaló en un estudio reciente, la introducción de cajeros automáticos ni siquiera redujo el empleo de cajeros de bancos humanos.

Esto no encantará a los accionistas que esperan ver una caída de los costos y un aumento de los beneficios, pero si usted depende de los servicios financieros para su salario más que para sus ingresos por inversiones, esto es un motivo de alegría. Es posible que la revolución de los robots llegue algún día, pero todavía no.

Leer comentarios ( )

Ir a portada