Para que el tenga un año provechoso a nivel profesional este 2014, es recomendable que planifique ordenada y sistemáticamente sus metas y, los planes de acción para conseguirlas. Para ello, , gerente de Desarrollo de Negocios de , aconsejó seguir la metodología SMART.

Eso supone definir objetivos específicos, medibles, realizables, realistas y que puedan cumplirse en un periodo determinado. "Una meta específica sería: 'hacer crecer mi negocio en un 50% para diciembre del 2014'. Eso requerirá alimentar en cierta proporción la red de contactos o identificar targets", explicó.

Si el trabajador va a seguir la citada metodología, precisó la consultada, será necesario que haga previamente una autoevaluación de sus brechas con respecto al ámbito de conocimientos, red de contactos e imagen, para luego proponerse, al menos, dos objetivos por cada uno de esos aspectos.

En esa línea, sugirió que el trabajador debe definir sus respectivos propósitos profesionales en base a los siguientes pilares:

Conocimientos y habilidades. Tiene que ver con las competencias personales que permitan tener un desempeño superior al actual, como el aprendizaje de idiomas, adquisición de conocimientos a través de cursos, seminarios y maestrías.

Networking. La red puede construirse desde el colegio, universidad hasta clubes, asociaciones, cámaras de comercio. Todo ello con la finalidad de entablar relaciones con otros.

Imagen personal. Hay que preguntarnos cómo nos perciben los demás y si esa es la imagen que deseamos proyectar. Para ello, es necesario prestarle también atención a nuestra presencia digital a través de Linkedin y otras redes sociales como Facebook y Twitter.

En palabras de Padilla, "proyectar una imagen en Facebook y otra diferente en Linkedin no es ético. Debes comportarte y actuar en todos los ámbitos de la misma manera. Si te etiquetan en una foto no acorde a tu perfil, simplemente tienes que gestionarlo".