Módulos Temas Día

Las nuevas entrevistas de trabajo y las preguntas que pueden resultar "disparatadas"

Las empresas tienen ahora otras expectativas y preferencias a la hora de integrar nuevos profesionales. Las entrevistas en las que se comprobaba el currículo están pasadas de moda.

Las nuevas entrevistas de trabajo y las preguntas que pueden resultar disparatadas

Expansión de EspañaRed Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

"¿Con qué personaje de la historia te gustaría pasar un rato y por qué?" Aunque parezca mentira, puede que en tu próxima entrevista de trabajo entrevistas en las que se comprobaba el currículo están pasadas de moda te topes con un reclutador que te sorprenda con cuestiones como ésta o con situaciones en las que pondrá a prueba tu ingenio o tu paciencia. Las empresas tienen ahora otras expectativas y preferencias a la hora de integrar nuevos profesionales a sus filas.

Las entrevistas en las que se comprobaba el currículo están pasadas de moda. Ahora los seleccionadores quieren corroborar que los candidatos cuentan con las habilidades y las competencias que busca la compañía.

Marta Díaz Barrera, fundadora de Talentoscopio, dedicada a captar talento para start up y emprendedores, asegura que ahora estos procesos "se centran en detectar el potencial del aspirante y su encaje con el puesto que está abierto. Para ello cambian el enfoque de las preguntas y observan las reacciones y los comportamientos del candidato".

En realidad, las entrevistas curriculares no han muerto. Todavía se siguen haciendo y son muchas las empresas que las requieren. Susana Sosa, directora del servicio de Adecco Professional, asegura que, en cuanto a metodología, no se han producido grandes cambios y "si de lo que se trata es de escoger al candidato que mejor se adapte al puesto de trabajo por sus competencias, lo ideal es hacerle una entrevista personal y combinarla con pruebas psicotécnicas y ejercicios de bandeja, es decir, mostrarle a esa persona una tarea y que decida cómo llevarla a cabo priorizando funciones".

En cualquier caso, Sergio Hinchado, manager de Hays, destaca ciertos métodos que muchos podrían considerar novedosos:"Hay procesos en los que se intenta recrear la situación profesional en la que estaría el candidato y se genera el clima necesario para comprobar cómo funcionaría el aspirante. También están los role play, juegos en los que los candidatos deben representar a un personaje. Suelen utilizarse para puestos comerciales y se les insta a que actúen como un vendedor que tiene que convencer a un cliente para que se lleve un producto".

Otra forma creativa de elegir a un candidato para un puesto son las microentrevistas (o casting), en las que, en cinco minutos, el reclutador decide, a través de preguntas directas y rápidas, si el aspirante ha superado la criba. "Eso sí, este tipo de procesos suelen hacerse a los perfiles más junior", puntualiza Hinchado.

En las entrevistas de tensión, por su parte, se interrumpe al aspirante para comprobar cómo reacciona ante situaciones imprevistas, explica Díaz Barrera. En solitario y en grupo El cara a cara con el reclutador no es el único filtro que los candidatos deberán superar. Algunas firmas encuentran en las dinámicas de grupo una buena forma para averiguar la manera de ser y de actuar del profesional que aspira al puesto ofertado.

En estos encuentros, "el aspirante se reúne con otros pretendientes y el reclutador les plantea una situación, un problema o un tema de actualidad. Cada uno adopta un rol y, en apenas unos minutos, comienzan a comportarse como realmente son. Es una buena manera de descubrir esas competencias ocultas que en una entrevista curricular pueden pasar desapercibidas", comenta Hinchado.

Al mismo tiempo, es "una fórmula ideal para comprobar cómo el candidato interactúa cuando está en grupo y cómo se desenvuelve ante las opiniones y los comentarios de los demás competidores", añade Díaz Barrera.

Algo que se hace cada vez con más frecuencia son las entrevistas a través de Skype, porque cada vez es más frecuente que candidato y empresa se encuentren separados geográficamente. Una situación que no siempre resulta cómoda para el aspirante, pues no es fácil empatizar y transmitir ciertos valores a través de una pantalla.

En estos casos, "hacer la entrevista desde un lugar tranquilo en el que no vayas a ser interrumpido, vestirse para la ocasión y contar con buena conexión a Internet" son sencillos consejos que Sosa considera esenciales cuando te enfrentas a una entrevista por videoconferencia. Ante todo, educación Pero hay cosas que nunca cambian.

A la hora de decantarse por uno u otro candidato, sobre todo si cuentan con un currículo similar, los seleccionadores se siguen fijando en la actualidad en las mismas cuestiones que hace años: "La comunicación verbal, es decir, qué cuenta el candidato; la manera de contar las cosas; y la comunicación no verbal, es decir, los gestos, la sonrisa, la forma en la que empieza la entrevista" son, según la fundadora de Talentoscopio, aspectos llaman la atención de un reclutador.

Por el contrario, "llegar tarde y no avisar, las malas actitudes durante la entrevista, olvidar apagar el móvil y contestar las llamadas, y responder con monosílabos y no poner ejemplos", suponen, para Díaz Barrera, "errores garrafales" que pueden dar al traste una entrevista, a pesar de que el aspirante cuente con la formación adecuada para el trabajo.

En definitiva, si comportarse con naturalidad y educación es un punto a favor, los malos modales tienen "el efecto opuesto", insiste Sosa.

Las preguntas más disparatadas

'¿Qué es para ti el arte?' Intercalar una pregunta así a mitad de la entrevista sirve para analizar la reacción de los candidatos ante un imprevisto.

'¿Por qué las tapas de las alcantarillas son redondas?' Aquí no se trata de acertar; el reclutador quiere conocer el modo de razonar del candidato. Si el puesto al que se opta es de comercial/vendedor, sirve también para valorar su capacidad de persuasión.

'¿Por qué las pelotas de tenis son peludas?' o '¿cuántas palas de nieve se venden al año en EEUU?'Son otras preguntas reales con este mismo objetivo.

'¿Crees que serías un buen jefe?' Una pregunta, cuando menos, incómoda, con la que poner la prueba la personalidad y la educación del entrevistado.

'Cuéntame algo sobre ti que te haga único'Algunas empresas buscan personas 'con los pies en la Tierra', para lo que se fijan en que tengan hobbies, que hayan vivido experiencias interesantes… Que tengan una vida más allá de las paredes de la oficina.

'Háblame de tus fracasos y de qué aprendiste de ellos' Aunque lo habitual es que te pregunten por tus éxitos o por una situación en la que hayas sabido salir de un apuro o trabajar en equipo, puede suceder justo lo contrario.

Leer comentarios ( )