La cultura empresarial en el Perú y en muchos lugares de América Latina es bastante paternalista cuando debería ser más participativa, autónoma e independiente, una que incentive "un compromiso con el objetivo común", afirma el vicepresidente de Desarrollo Ejecutivo de , Fred Kofman.

"El paternalismo tiene una parte buena que es el cuidado como si fuera de la familia pero tiene una parte mala también que es dar órdenes como si fuera el padre que le dice a su hijo que tiene que hacer", dijo Kofman, quien estuvo en Lima para dictar conferencias sobre coaching y liderazgo.

Por tal motivo, el ejecutivo de LinkedIn cree que la gran oportunidad para las empresas peruanas reside en crear una cultura más participativa, autónoma e independiente, "donde la gente se alinee pero no porque obedece sino porque tiene un compromiso con el objetivo común".

[ LEA TAMBIÉN: ]

Consultado sobre el tipo de trabajo que realiza en LinkedIn, Kofman comentó que hace dos años y medio aceptó la invitación del CEO Jeff Weiner para desarrollar en esta red social un modelo de liderazgo que inspire el compromiso interno de la gente para cumplir una misión compartida y "eso requiere un trabajo personal del líder para convertirse en alguien merecedor del esfuerzo y lo mejor de la gente".

El también director del Conscious Business Center de la Universidad Francisco Marroquín explicó que hoy en día en LinkedIn tienen la intención de desarrollar una cultura basada en el liderazgo a conciencia, que es la teoría que desarrolló y sobre la que escribió en un libro llamado La empresa consciente (Conscious Business).

[ LEA TAMBIÉN: ]

"El objetivo sigue siendo uno de negocios, más allá de que a todos nos gusta que la gente se sienta y se lleve bien, el objetivo fundamental es el rendimiento en la tarea y lo que hemos visto es que la gente se compromete y rinde mucho más cuando se siente bien, en armonía, tratada con justicia, que cuando la gente está molesta, se siente de mal humor y se siente alienada", agregó.

Sobre el poder de la red y el mundo virtual, el ejecutivo de LinkedIn dijo que el conocimiento de coaching o liderazgo se ha vuelto mucho más importante porque el poder de expansión es bastante mayor ahora porque hay más medios para que el jefe trate bien o mal a su gente.

[ LEA TAMBIÉN: ]

"Esto crea una divisoria de aguas entre las empresas que tienen un concepto de cultura enfocada al crecimiento de la gente o las empresas que tienen una cultura enfocada a explotar a la gente y ninguno de los talentos inteligentes del mundo quiere trabajar en una empresa donde solamente lo exploten. Todas estas personas quieren ser remuneradas justamente", remarcó.

Kofman recalcó que tener una empresa con una cultura de buen trato, de conexión y de comunidad es una ventaja competitiva mucho más fuerte hoy de lo que era hace 30 años cuando no había transparencia ni competencia en el mercado laboral.

"Hoy todo está abierto, gracias en parte a LinkedIn, hemos democratizado el mercado de trabajo y ahora todo el mundo puede participar y sabe que está pasando en las otras compañías. Todo el mundo puede ser accedido por una compañía que quiera talento", concluyó.