Cada vez estoy más enojado con los nuevos licenciados que llegaron al banco como practicantes en setiembre. Ellos están menos comprometidos que cualquier otro practicante que yo recuerde, sin embargo, la obsesión de mi empleador crece por contratarlos. He estado capacitando a un practicante arrogante y perezoso de 22 años de edad. Y a cambio, él ha utilizado una evaluación 360 grados para cuestionar mi .

Ahora mi jefe me ha dicho que debo hacer más por "fomentar el talento". ¿Cómo hago para no matar a este joven impetuoso? Empleado de un banco, 37 años.

[ LEA TAMBIÉN: ]

Respuesta de Lucy Kellaway de Financial Times:Hay dos cosas que suceden aquí. La primera es algo trivial y es si este joven en particular es un dolor de cabeza o no. Definitivamente eso es difícil de responder sin haberlo conocido, aunque por tu relato él parece ser agobiante.

En este caso, en vez de matarlo debes decirle en su próxima sesión de capacitación que él necesita a) ponerse las pilas y hacer un poco más de trabajo y b) ser menos arrogante. Adviértele que la arrogancia en los jóvenes nunca cae bien a nadie, especialmente a aquellos que ya no son tan jóvenes. Es probable que él no te escuche, pero decir estas verdades te puede hacer sentir mejor.

El tema más importante es la batalla de generaciones en el trabajo –y el hecho de que sientes claramente estar en el lado perdedor. Hablas despectivamente de la obsesión de tu empleador por los practicantes licenciados. ¿Pero acaso no es bueno cuando una compañía toma en serio a sus practicantes con titulación universitaria? Ellos son el futuro. También son más inteligentes de lo que solían ser en el pasado.

[ LEA TAMBIÉN: ]

A medida que la lucha por conseguir buenos empleos se ha vuelto más difícil, aquellos que logran entrar a los programas de formación en los bancos tienden a ser mejor de lo que tú o yo éramos. Para entrar ahora en la mayoría de los bancos, se necesita logros académicos sobresalientes y un CV que pruebe que has hecho un sinnúmero de pasantías, proyectos de caridad y que puedes correr tres maratones de extremo a extremo. Sospecho que el problema real es que te sientes amenazado por esta nueva generación, y si no es así, tal vez deberías.

Mientras que estás muy ocupado pensando en lo arrogante que es este joven, apuesto a que él está igualmente ocupado pensando que eres un estúpido –y ha sido muy diplomático como para no ponerlo en la evaluación 360°. Lo que no se ha dado cuenta es que probablemente tú eres bueno en un montón de cosas que son esenciales en la vida empresarial, y las cuales él ignora por completo, como, por ejemplo, tener un poco de respeto por las jerarquías, comprender cómo trabajan las empresas, aplicar un buen juicio, e incluso saber cómo tratar con la gente en la oficina.

Si no tienes ningún interés en "fomentar el talento" –y por cierto qué frase para más desagradable– entonces te sugiero que trates de hablar con él acerca de estas cosas. Dale unos consejos sobre cómo manejar su vida empresarial y así pueda agarrar la onda de las políticas en la oficina. Es probable que él se sienta agradecido por esto.

Y cuando hayas hecho esto, demuestre que eres un maestro en este campo y asegúrate de que tu jefe sepa sobre esto.