, quien ayudó a formar Citigroup Inc. y luego JPMorgan Chase & Co., es el responsable de la creación de dos de los bancos más grandes en el mundo. El trabajo de toda su vida también lo hizo rico.

Con las acciones de JPMorgan cerca de un máximo histórico, el patrimonio neto de Dimon es de aproximadamente US$ 1,100 millones, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. La fortuna de Dimon se deriva de una participación de US$ 485 millones en JPMorgan con sede en Nueva York, donde ha sido el CEO desde finales del 2005, y de una cartera de inversiones generadas por las ganancias de la venta de acciones de Citigroup.

El estatus de Dimon es inusual, ya que, con excepción del antiguo mentor Sanford "Sandy" Weill, pocos banqueros acumulan esa gran riqueza. La mayoría de los multimillonarios en la industria de las finanzas inician negocios o firmas de inversión, como el magnate de los fondos de cobertura George Soros, quien tiene un patrimonio de US$ 28,500 millones, o el cofundador de Blackstone Group LP Steve Schwarzman, con un valor de $ 13,400 millones.

"Las probabilidades de convertirse en un multimillonario son mucho más bajas para un CEO de banco que para una persona que va a un fondo de cobertura o de capital privado", opina Roy Smith, profesor de New York University Stern School of Business y exsocio de Goldman Sachs Group Inc. que comenzó su carrera en Wall Street en 1966.

"El verdadero lucro en este negocio siempre ha estado del lado transaccional. Los CEO de Wall Street tienen que hacer frente a litigios, regulaciones y a un ejercicio relativamente corto en lo más alto de la pirámide".

'No me arrepiento'Dimon, de 59 años, tomó un enfoque diferente. Luego de rechazar ofertas de trabajo de empresas como Goldman Sachs, él se unió a Weill en American Express Co. en 1982. El dúo luego obtuvo el control de Commercial Credit con sede en Baltimore, empezando una serie de adquisiciones que estimuló la consolidación del sector y culminó en la creación de Citigroup en 1998, en ese entonces la firma de servicios financieros más grande del mundo.

"Me uní a Sandy Weill al salir de la escuela de negocios en American Express, no me arrepiento de eso", dijo Dimon en una charla en octubre. "He tenido dos empresas. Es algo así como, me pongo la camiseta, y eso es todo. No soy un asesino a sueldo, no soy un asalariado".

Joe Evangelisti, portavoz de JPMorgan, dijo que Dimon se negó a comentar sobre su riqueza.

Originario de Nueva York, Dimon ayudó a ejecutar las fusiones de Weill y tomó papeles cada vez más importantes en las empresas objetivo, desde presidente de Primerica Corp. A CEO de Smith Barney y presidente de Citigroup, haciéndose conocido por reducir costes e integrar sistemas.

Forzado a salir.Forzado por Weill a dar un paso al costado en 1998, Dimon vendió 2.3 millones de acciones de Citigroup después de su salida, según documentos públicos, cobrando un estimado de US$ 110 millones antes de impuestos.

Las ganancias después de impuestos de esa y otras ventas de acciones, dividendos y alrededor de $ 115 millones en salarios desde 1991 tendrían un valor aproximado de US$ 540 millones si hubiese invertido el dinero en una mezcla de acciones, bonos, fondos de cobertura, materias primas y efectivo, asumiendo una ponderada rentabilidad media anual del 6.7% en los últimos 24 años, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

En su segundo acto, en el 2000 Dimon se convirtió en CEO de Bank One con sede en Chicago. Ahí mejoró el balance y las ganancias del banco y luego lo vendió a JPMorgan, convirtiéndose en CEO de la firma combinada a finales del 2005 y añadiendo el título de presidente el año siguiente. El banco absorbido debilitó a instituciones durante la crisis financiera y para el 2011 había sobrepasado a Citigroup y Bank of America Corp. para convertirse en el prestamista más grande de los EE.UU. por activos.

Ganancias récord.Bajo la batuta de Dimon, JPMorgan se ha convertido en lo que la mayoría de analistas consideran la mejor gestión de bancos en el mundo, con operaciones tanto en Wall Street como en la banca de consumo. A diferencia de sus competidores, JPMorgan se mantuvo rentable durante la crisis y produjo ganancias récord en cuatro de los últimos cinco años. Las acciones de JPMorgan han subido 66% desde finales de 2005, cuando Dimon tomó las riendas, superando el índice S&P 500 de 87 empresas, que cayó un 22% durante el mismo período.

Dimon posee 6.1 millones de acciones de JPMorgan valorizadas en unos US$ 404 millones. También cuenta con 3.2 millones de opciones ejecutables por un valor de más de US$ 80 millones, según documentos de la empresa. El cálculo del patrimonio neto de Bloomberg excluye las opciones no ejecutables, algunas acciones restringidas y $ 4.1 millones en contribuciones que ha hecho a la Fundación James and Judith K. Dimon. También asume que los impuestos se pagan a la tasa más alta.

Las propiedades incluyen una casa en Westchester y apartamentos en Park Avenue valorados en US$ 32 millones. La estimación se basa en el precio de compra del 2006 de la propiedad de 30 acres en Bedford Corners, Nueva York, y el actual precio de mercado de su principal residencia en Park Avenue.