Módulos Temas Día

Dónde consiguen trabajo los inmigrantes y dónde no

Los mercados laborales de los Países Bajos y Suecia son bastante saludables en general. Sin embargo, cuando se observa las métricas de empleo para los inmigrantes en estos países, las cosas son realmente diferentes. Aquí la causa.

(Foto: AFP)

(Bloomberg).- Los mercados laborales de los Países Bajos y Suecia son bastante saludables en general.

Las tasas de desempleo de los dos países están cerca del rango medio entre los miembros del club de las naciones ricas llamado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y sus razones empleo-población, una medida que prefiero porque no omite a los desertores de la fuerza laboral que se han convertido en un tema importante en Estados Unidos – están entre las mejores del mundo.

Sin embargo, cuando observan las métricas de empleo para los inmigrantes en los Países Bajos y Suecia, las cosas son realmente diferentes. Entre los miembros de la OCDE para los que se dispone de datos, presentan la mayor brecha de empleo entre los habitantes nacidos en el país y los nacidos en el extranjero.

En Estados Unidos, los inmigrantes tienen más probabilidades de ser empleados que los nativos.

Suecia tiene una muy buena excusa para esta brecha en el empleo de inmigrantes: en los últimos cinco años, el país de 9.9 millones de personas ha acogido a 127,000 refugiados de Siria devastada por la guerra, y antes de eso un número similar de personas que huyeron del conflicto en Irak.

Probablemente Siria superará a Finlandia este año como el primer país de origen de los inmigrantes en Suecia. Irak ocupa el tercer lugar. Los recién llegados buscaban no tanto una oportunidad económica como seguridad, y naturalmente nunca estudiaron el idioma sueco en su país, con lo que inevitablemente tendrán problemas para encontrar trabajo.

Los Países Bajos albergan refugiados de Siria, Irak y otros países, también, pero en números mucho menores en relación con su población que Suecia. Tiene grandes poblaciones de inmigrantes de Marruecos, Turquía y colonias y ex colonias en las Antillas y Surinam que han tenido problemas para encontrar un lugar en el mercado laboral. Esto es un problema que es endémico para las naciones ricas de Europa continental.

Una combinación de mercados laborales de difícil acceso, malas escuelas en los barrios de inmigrantes, barreras lingüísticas, sistemas de asistencia social generosos y factores culturales está conspirando para evitar que los inmigrantes trabajen.

Uno de esos factores culturales es que muchos de estos inmigrantes provienen de países de Oriente Medio y África del Norte donde las mujeres tienen menos probabilidades de trabajar fuera de casa, y sí, la brecha de empleo de los inmigrantes es generalmente mucho mayor para las mujeres que para los hombres.

Las diferencias de género también son evidentes en Estados Unidos: las mujeres nacidas en el extranjero son ligeramente menos propensas a tener trabajo que las mujeres nacidas en el país, mientras que entre los hombres, los inmigrantes tienen más probabilidades de tener empleo.

Así que aunque el resentimiento contra los inmigrantes – o la aversión a la inmigración masiva – ha sido un gran tema político en los últimos años en todo el mundo occidental, es importante tomar nota de las diferencias en los retos migratorios entre Europa continental, Estados Unidos y otros países que reciben inmigrantes como Canadá e Israel.

Allí, el tema principal es de integración – y claramente es un problema enorme. En Estados Unidos, al menos en términos del mercado laboral, no hay ningún problema de integración en absoluto.

Por Justin Fox

Esta columna no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Leer comentarios ( )