Para tomar una decisión importante en la vida diaria es común recurrir a la opinión de un tercero. En las organizaciones, los cumplen esa función, explicó Nancy Yong, socia de Riesgos de .

"Según los estudios que hemos realizado, hay más apertura en las para incorporar a profesionales independientes en su directorio, que ayudarán a mejorar el control interno y la administración de los riesgos", resaltó.

La experta explicó que en el protocolo familiar se fija el filtro de entrada al directorio. El proceso de selección –subrayó- debe ser riguroso y exigir un alto nivel de prestigio y especialización.

"No reemplazan a los dueños de la organización, sino que complementan las decisiones", acotó.

Los directores independientes resumió la experta forman usualmente parte del comité de contabilidad, traen consigo una especialización y no mantienen ninguna relación comercial, familiar ni amical con la empresa.

"No forman parte de la gerencia y deben estar exentos de algún conflicto de interés. Por ejemplo, si necesito un abogado no puedo considerar como candidato al socio del Estudio con el cual trabajo", insistió.

Por ejemplo, comentó, pueden ser expertos en finanzas, en la industria a la cual pertenece la organización, o en temas legales o tributarios. Su relevancia –subrayó- es evaluar dentro del ámbito de competencia para el cual son contratados.

"Un especialista en finanzas para temas mineros puede esclarecer cómo registrar las reservas probadas o no probadas, o si debe hacerse una provisión por temas ambientales", señaló.

En resumen, concluyó Yong, los directores independientes ayudarán a tomar decisiones correctas, oportunas y confiables vinculadas al sector de la compañía.

"Ellos aportan la mirada de un tercero, con información relevante. Es como traer lentes distintos para tratar el mismo tema", agregó.