es una palabra que suena bien y que impone respeto, pero a la vez es muy torpe porque sustituye muchos sinónimos tales como aplazar, postergar, diferir, hacer tiempo, demorarse, etc.

Mañana lo hagoDe acuerdo al portal Pymex, el tiempo para llevar a cabo cualquier tarea incluye también un tiempo de "aceleración" al que le dedican demasiado tiempo: hacen cualquier cosa menos la que tienen que hacer o, al contrario, no hacen absolutamente nada. A continuación, le presentamos dos modalidades para superar los retrasos.

[ LEA TAMBIÉN: ]

1. Dividir y conquistarMuchas veces la primera impresión del próximo asunto serio que se tiene que realizar es la desesperación. Probablemente, es miedo al fracaso. La tarea propuesta (especialmente una nueva) parece ser una roca enorme y no se sabe cómo acercarte a ella.

Una opción para vencer el problema a que se enfrentas es dividir la tarea en unas tareas todavía más pequeñas hasta que cada punto sea muy específico e indivisible.

2. La fecha límiteAlgunos procrastinadores tienen ese deseo casi consciente de aplazar el trabajo hasta su fecha límite: creen que en las condiciones de los plazos muy ajustados trabajan de manera más productiva.

Realmente existen las personas con este tipo de productividad. Para los demás la fecha límite significa muchos nervios, litros de café, haciendo el trabajo en general sin entrar en detalles y luego uno o dos días para "recuperar las fuerzas" después de presentar el trabajo. Por eso, plantéese un 'deadline' y trate de cumplirlo.

[ LEA TAMBIÉN: ]

TAGS RELACIONADOS