Módulos Temas Día

Guía para brillar durante las vacaciones de su jefe

¿Su jefe está de vacaciones y lo dejaron a cargo? Aproveche esta oportunidad para manejar las tareas que usted no está acostumbrado a hacer. Aquí los consejos de Financial Times.

Melanie Griffith y Sigourney Weaver en el filme ‘Working Girl’.

Las vacaciones deben ser un momento para relajarse. Pero para los que se quedan en la oficina, por lo general aumenta la carga de trabajo y responsabilidad, especialmente para aquellos empleados que se quedan en el lugar de sus jefes.

Para Emma Jacobs de Financial Times, sustituir a su jefe en las vacaciones puede ser una oportunidad para el progreso profesional, o el desastre.

Es el centro de los argumentos de Hollywood: por ejemplo, la secretaria frustrada en la película Working Girl, que obtiene su oportunidad cuando su jefa se rompe la pierna durante sus vacaciones. Incluso Shakespeare aborda el tema en Measure for Measure (aunque en este caso el duque de Viena se disfraza como un fraile para observar los errores del sustituto e interviene para salvar el día).

Richard Hytner, vicepresidente de Saatchi & Saatchi, la agencia de publicidad, es el autor de Consiglieri: Leading from the Shadows. Las vacaciones, dice, son oportunidades para conocerse a sí mismo y ser claro acerca de sus ambiciones. "Si usted es feliz siendo el segundo al mando, entonces usted quiere que su jefe esté relajado. Si está desesperado por sentarse en su silla entonces las vacaciones son una oportunidad para que usted pueda saber cuánto va a disfrutar de la responsabilidad".

[ LEA TAMBIÉN:¿Es realmente beneficioso que los jefes salgan de vacaciones? ]

Maggie Stilwell, ejecutiva de talento en EY en Reino Unido e Irlanda, el proveedor de servicios profesionales, está de acuerdo con que las vacaciones le dan una idea de cómo se desempeña en un nivel superior. "La gente lucha para descubrir si es lo suficientemente buena para ejercer los mejores puestos de trabajo. Las mujeres, en particular, son vistas como las personas que no se arriesgan muy a menudo, así que esta es una oportunidad para que descubran lo que implica este trabajo".

Jonathan Lacôte, un diplomático que es el número dos de la embajada de Francia en el Reino Unido, dice: "Es una oportunidad para manejar las tareas que usted no está acostumbrado a hacer. En efecto, para un vicecanciller es un tipo de entrenamiento a corto plazo para cuando él o ella se convierta en embajador".

Dicho esto, señala que durante las vacaciones de verano generalmente hay menos personal. El sustituto "tiene que hacer frente no solo a la ausencia del embajador, sino también a un equipo reducido, lo que podría hacer las cosas más difíciles en los casos en que se producen varios eventos importantes al mismo tiempo."

[ LEA TAMBIÉN:¿Tomar vacaciones laborales con frecuencia influye en su carrera? ]

Mike Leibling, director de Strategy Strategy, que proporciona orientación y tutoría, cree que sustituir al jefe es un cáliz envenenado. "Hay tantas trampas. . . Es una oportunidad fabulosa para arruinar las cosas, hacer enemigos y quedar como un idiota arrogante". Si usted es el que está reemplazando a su jefe, añade, debe tomar la "mínima responsabilidad".

John Lees, autor de How to Get A Job You Love (Cómo conseguir un trabajo que usted ama), está de acuerdo. "La gente puede llegar a entusiasmarse mucho con las oportunidades. Pero, ¿quién está alrededor para notarlo? Si puede hacer algo brillante, hágalo pero no exagere sobre esto. Usted estará a menudo cubriendo las cosas en el momento más tranquilo del año".

El aspecto más importante es no pasarse de la raya. "Las personas que se la pasan diciendo, 'no, yo soy el jefe' merecen todo el escarnio que reciben", señala Leibling. Aunque ser demasiado relajado también puede generar rechazo como lo demuestra John Prescott, quien fue ridiculizado por la prensa en el 2006, cuando fue fotografiado jugando al croquet con el personal en tanto debía estar dirigiendo al país como primer viceministro mientras Tony Blair estaba de vacaciones. El político laborista más tarde lo negó, diciendo que el juego de croquet, tuvo lugar antes de las vacaciones.

Si hacerse cargo de las responsabilidades del jefe es un cáliz envenenado o no se basa en varios factores, señala Ian Gooden, presidente ejecutivo de Chiumento Recruitment. "Depende de cuán buenos sean los jefes. Si tienen bajo nivel organizativo, usted va a comenzar desde un punto de flaqueza, pero puede llegar a brillar. De igual manera, si son geniales usted podría sentir que está "viviendo bajo su sombra" de forma desalentadora". También significa que los colegas pueden esperar hasta que el jefe vuelve para discutir asuntos importantes.

La planificación es la clave. En muchas organizaciones, se confunde la cadena de mando, es por eso que es importante aclarar quién está a cargo de las tareas y decisiones cuando alguien está ausente. La persona que fue dejada al mando tiene que estar muy clara acerca de su papel.

"¿Está desempeñándose en serio o está actuando simplemente como una persona que lleva los mensajes y retrasa las cosas, ganando tiempo hasta que vuelva el jefe? se pregunta Gooden. "La diferencia es enorme y depende de si usted le está delegando poder, autoridad o tareas".

Después de todo pocos trabajos tienen segundos al mando formales, señala Andrew Gowers, exeditor y editor adjunto de Financial Times. Él compara el papel del sustituto con ser una "bombilla humana". "Puede parecer estar en modo inactivo cuando el líder está ahí, pero cuando sale, usted se enciende".

Leer comentarios ( )

Ir a portada