Al mediodía del 25 de marzo, varios cientos de nerviosos postulantes se enteraron que habían sido aceptados por Harvard Business School. Para muchos fue el momento culminante de un proceso de solicitud que había durado meses o incluso años.

Business Insider conversó con uno de los miembros de la clase entrante del 2017: Anny Jeung, analista senior de estrategia de PepsiCo y originaria de Nueva Jersey, quien se graduó de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York en el 2011.

Hablamos con Jeung sobre los altibajos del agotador proceso de solicitud y sobre cómo exactamente logró entrar en uno de los programas de MBA más prestigiosos del mundo. Esto fue lo que nos dijo:

1. Empiece a planear con anticipación."Había estado pensando en la escuela de negocios durante mucho tiempo", dijo Jeung. "Estaba en consultoría cuando me gradué de la universidad, y es una ruta bastante estándar que uno toma. Así que empecé a pensar en ello en cuanto me gradué".

Para Jeung, que estaba trabajando a tiempo completo en PepsiCo mientras postulaba a la escuela de negocios, todo el proceso tomó cerca de 14 meses. Harvard acepta aplicaciones en tres rondas –setiembre, enero y abril– y cada ronda se vuelve más competitiva. Así que definitivamente debe de planear con anticipación para que tenga el tiempo suficiente.

[ LEA TAMBIÉN: ]

2. Prepararse para el GMAT toma más tiempo de lo que piensa.Jeung, que tomó el curso de preparación para el Manhattan Graduate Management Admission Test (GMAT), dijo que estudiar para el GMAT fue la parte más difícil de toda su experiencia en el proceso.

"Pensé que podría ser una de esas cosas donde uno estudia solo los fines de semana", dijo, pero en vez de eso, Jeung tuvo que estudiar todos los días mientras buscaba conseguir un ascenso en el trabajo.

En última instancia, sí consiguió el ascenso y una buena puntuación en el GMAT, pero le tomó mucho más tiempo de lo que esperaba –cerca de cinco meses en lugar de dos o tres.

"Es el examen más difícil que he dado en mi vida", dijo. "Probablemente fue el periodo más ocupado de mi vida -tuve muy poco tiempo para dormir y fue muy duro".

Si pudiera dar el examen de nuevo, dijo Jeung, lo habría hecho durante su último año de universidad, cuando era todavía una estudiante a tiempo completo.

3. Vea a las personas a su alrededor como un indicador.Después de su GMAT, Jeung comenzó a reducir el número de escuelas a las que quería aplicar. Al final, solo eligió cuatro.

"Creo que un muy buen indicador de donde tiene la mejor oportunidad de entrar o cuál escuela sería una buena opción, es mirar a sus compañeros de trabajo y observar a la gente mayor que usted y ver a qué tipo de escuelas fueron", dijo.

Jeung también visitó los campus de cada una de las escuelas donde terminó aplicando.

4. Hay que encontrar una estrategia de marketing antes de armar la aplicación.Jeung pasó unos buenos tres meses perfeccionando su aplicación.

"No hay muchos elementos para armar todo esto, pero aún así demanda bastante tiempo", dijo. "Porque no es el contenido en sí el que está armando, es la formulación de estrategias y la forma en que usted se va a vender y promocionar".

Incluso las partes más directas –como la transcripción y puntuación en el GMAT– toman tiempo para armar. Usted querrá que todo quede perfecto, desde la ortografía y la gramática hasta los espacios y guiones.

Pero hay buenas noticias: "Hay una enorme cantidad de contenido en línea que usted puede simplemente investigar de forma gratuita", dijo Jeung, quien comentó que el foro en línea GMATclub.com fue muy útil y estaba lleno de recursos.

[ LEA TAMBIÉN: ]

5. Su ensayo debe ser una reflexión sobre las decisiones que ha tomado para llegar a donde está en la vida.Jeung pasó más tiempo planificando su ensayo que realmente escribiéndolo.

"Incluso antes de llegar a escribir una sola palabra en su ensayo, usted tiene que tomar un montón de tiempo para pensar acerca de quién es, por qué ha hecho determinadas decisiones en su vida, por qué está en el lugar que está hoy y lo que quiere hacer en el futuro", dijo.

Así suene cursi, Jeung dijo que en realidad aprendió bastante sobre sí misma de ese proceso. Entonces, ¿sobre qué escribió ella al final?

"He hecho un par de transiciones interesantes en mi vida, no solo en mi carrera, sino como ser humano, en crecimiento. Siempre he ido digamos contra la corriente tradicional del pensamiento, y… yo siempre he sabido cómo pensar por mí misma y asumir riesgos. Así que escribí sobre eso".

6. Trabaje con las personas que están escribiendo sus recomendaciones.Las cartas de recomendación fueron un tipo completamente diferente de desafío para Jeung.

"Todo esto es un gran juego de estrategia, ¿no?", dijo Jeung. "Y las cartas de recomendación fueran especialmente difíciles porque no tienes control sobre lo que van a decir".

Lo que puedes controlar es a quien escoger, y Jeung afirma que es importante encontrar personas que realmente se preocupen y trabajen estrechamente con usted para asegurarse de que tiene las mejores recomendaciones posibles, en lugar de una persona con un título más alto que no lo conoce muy bien.

Jeung eligió a su jefe directo y su vicepresidente, con quienes trabaja de forma regular.

[ LEA TAMBIÉN: ]

7. Mantenga un buen sistema de apoyo.Jeung dijo que durante todo el proceso de solicitud es importante rodearse de personas que se preocupan por usted y que se sienten cómodas compartiendo sus opiniones y críticas.

"Es probablemente el aspecto más importante que me ha ayudado en todo el proceso", dijo.

Una de esas personas para Jeung fue su novio, consultor de Greenwich Consulting que estaba aplicando a la escuela de negocios, al mismo tiempo que ella. Él va a asistir a la Escuela Wharton de Penn en el otoño en EE.UU.

"Somos personas diferentes y tenemos diferentes formas de pensar", dijo ella, pero al final sus conversaciones tuvieron un impacto positivo en su aplicación.

Lo mismo pasó con todos los consejos que recibió de sus colegas y amigos. Dijo que una llamada telefónica de 20 minutos con un director senior en su equipo quien asistió a Harvard fue tan inspiradora que cambió por completo el rumbo de su ensayo.

"Uno se da cuenta quien está realmente allí para ayudarte y quien realmente quiere que tengas éxito", dijo.

8. Esté preparado para hacer frente a la sensación de que usted no está en control."Hay tantos altibajos", comenta Jeung. "Estaba muy nerviosa, muy ansiosa –me sentí desesperada a veces y luego te das ánimos, y luego te sientes llena de esperanza. Y luego simplemente te derrumbas de nuevo…"

A pesar de a veces tener una sensación de impotencia, Jeung sí tuvo el control del momento en que se enteró que si había sido aceptada. Esto debido a que la Escuela de Negocios de Harvard publica sus decisiones en línea en lugar de llamar a los solicitantes.

"Uno puede controlar dónde te encuentras y con quien estás cuando revises los resultados – así que realmente me gustó mucho ello," concluyó.