Tomarse más de un respiro ocasional, abandonar el proceso de búsqueda de empleo durante largas horas e incluso no preocuparse por adaptar el a la oferta laboral son algunos errores que no debe cometer el solicitante de empleo. Sepa cómo debe proceder para evitar la prolongación de la búsqueda.

Efectuar una serie de interrupciones durante la búsqueda:Está bien tomarse un respiro ocasional, pero tampoco debe permitirse descansos largos, sobre todo cada vez que presente un avance dentro del proceso de búsqueda. Es decir, no se duerma en sus laureles, después de registrar una solicitud de empleo o conseguir una entrevista.

No dedicarle suficiente tiempo al proceso:Casi el 44% de los solicitantes de empleo pasan menos de tres horas al día buscando una nueva posición, sin embargo, las investigaciones demuestran que quienes invierten más tiempo en la búsqueda encuentran empleo con mayor prontitud. Si no sabe cómo proceder, infórmese sobre páginas de internet donde se publiquen ofertas de empleo, y converse con otras personas para obtener asesoramiento sobre la manera de aumentar y ampliar sus resultados de búsqueda.

Dejarse apabullar por las emociones y frustraciones: Buscar un trabajo puede resultar agotador emocionalmente, sobre todo cuando la búsqueda se prolonga por un tiempo superior al estimado durante el inicio del proceso. Haga ejercicios todos los días, aliméntese correctamente, y júntese con personas de buen hablar. Cuando ha tenido un mal día en su búsqueda de trabajo, reúnase con un amigo o familiar a fin de despejar su mente. Ningún exceso es positivo. Si bien debe estar comprometido con la búsqueda, no se aisle de quienes lo rodean.

Poner todos los huevos en una sola canasta:Incluso si usted está seguro acerca de una oportunidad de trabajo en particular, no dedique todo su tiempo ni energía a una posición potencial. Lo ideal es continuar con sus esfuerzos de búsqueda y contar con varias opciones de empleo, mientras espera noticias de su empleador preferido.

No recuperarse de un día sin progreso:Mantenga una actitud positiva y motivada. Trate su búsqueda de trabajo como si fuese un trabajo de ventas. Esto es, recordar diariamente –con ayuda de una agenda o diario- las cosas que debería ofrecer a un empleador. La confianza en uno mismo es fundamental.

Distraerse con recados, tareas del hogar y cuidado de niños:Priorice la búsqueda de empleo para no perjudicar dicho proceso. Dedíquese a sus quehaceres domésticos en horas de la noche como si estuviera trabajando a tiempo completo. Piense en establecer un horario, quizá sea conveniente pasar la mañana buscando nuevos puestos de trabajo y, durante la tarde, realizar un seguimiento a las solicitudes de empleo que ha registrado.

No obtener ayuda para revisar su hoja de vida:Quizá podría pensar que su Hoja de Vida es impecable, pero lo más probable es que se equivoque. Solicite el apoyo de dos o tres personas para detectar posibles errores de ortografía en su Currículum Vitae, también verifique si ha colocado información irrelevante, e incluso si es necesario precisar algunas habilidades que no han sido perfiladas.

No saber qué medio elegir para buscar empleo:Algunas personas confían únicamente en las ofertas de trabajo en línea, mientras que otras solo dependen de las redes de contacto. Encuentre un equilibrio. Si usted no es muy sociable, es preferible que se contacte con otras personas, asista a reuniones sociales y eventos empresariales, e incluso busque apoyo dentro de su alma mater, la que podrá ofrecerle una orientación de acuerdo a su bolsa de trabajo. Por el contrario, si es persona bastante sociable, dedíquese a chequear publicaciones en línea, y a investigar ofertas laborales de empresas donde desearía trabajar.

No adaptar su Currículum Vitae con palabras clave para cada solicitud de empleo:La personalización de su Hoja de Vida es crucial. Mediante esta, debe comunicarle al reclutador que está interesado en el empleo.

Lanzarse al proceso con expectativa de que los empleadores buscan que sea demasiado específico o amplio:Acérquese a la búsqueda de empleo con una mente abierta, pero establezca algunos límites para usted mismo. Si usted aplica extrema amplitud, perderá tiempo y no lo citarán para entrevista alguna. Si hace lo contrario, no encontrará muchos puestos de trabajo a solicitar, debido a que las ofertas laborales están relacionadas con requisitos diferentes. Es un equilibrio difícil de conseguir.