Nos encanta el . Nos permite escribir esta columna desde donde sea que la vida nos ponga en cualquier semana dada. Es el trato perfecto, para nosotros, y para un gran número de personas de casi todas las industrias y geografías hoy en día.

Sin embargo, el teletrabajo también puede ser un total desastre, sobre todo si se pretende "escalar" a niveles superiores de liderazgo. Por como son los hechos, incluso en esta era de tecnología ubicua y apertura hacia flexibles modalidades de trabajo, el trabajo a distancia todavía viene con un costo: menos tiempo para hacer contacto personalizado.

Seguro que eso no le afectará en los inicios de su carrera. En la medida que usted sea un colaborador con suficiente talento, puede hacer casi cualquier trabajo desde casa: codificar, analizar documentos legales, diseñar materiales de marketing o vender servicios financieros. La lista no acaba y se alarga a diario.

Pero lo que usted no puede hacer muy bien siempre desde casa es liderar. Para liderar, no es bueno llegar de golpe a reuniones importantes y aparecerse en los retiros. Tiene que lidiar y salir del paso de situaciones complicadas. La gente tiene que ver cuán calmado está usted durante una crisis de relaciones públicas, cómo se comporta ante nuevos e inexpertos empleados, cuán nervioso se pone durante un acuerdo difícil, y lo duro que usted trabaja para alcanzar un plazo sin quejarse ni insultar. O cómo usted no hace cualquiera o todas las cosas anteriores.

Las empresas rara vez promueven a posiciones de liderazgo a personas que no hayan sido vistas y puestas a prueba de forma constante. Es una cuestión de familiaridad y de confianza. No estamos diciendo que las personas que reciben un ascenso son estrellas durante todos los momentos "cruciales" en la oficina, pero al menos están presentes y se hacen responsables. Y su presencia dice: el trabajo es mi prioridad. Estoy comprometido con esta empresa. Quiero liderar. Y puedo hacerlo.

El teletrabajo envía otro mensaje, uno que dice que usted valora un estilo de vida flexible por encima del crecimiento profesional. Una vez más, esto puede ser algo muy bueno. Hace poco conocimos a una abogada que ha trabajado para sus oficinas corporativas en Illinois durante doce años desde su casa en Nueva Jersey. "Mi esposo tiene un gran trabajo en Manhattan, y mis hijos aman su escuela. Me gusta trabajar con mis colegas, incluso si es vía telefónica", dijo.

"¿Quién necesita ser CEO?" Bueno, obviamente ella no lo necesita, y tal vez usted tampoco. Pero para cualquier persona que tiene sueños de liderazgo de una manera significativa, el teletrabajo puede no ser la mejor opción. El camino a la cima está empedrado con el hecho de estar presente.

Por Jack y Suzy Welch.

Jack Welch es presidente ejecutivo del Jack Welch Management Institute. A través de su programa de MBA en línea, Jack Welch Management Institute transforma la vida de sus estudiantes, proporcionándoles las herramientas para convertirse en mejores líderes, construir grandes equipos, y llevar a sus organizaciones a la victoria.