La falta de conocimiento del propio , no saber con exactitud las características del puesto al que se postula o ponerse nervioso frente al entrevistador son algunos tropiezos de muchos solicitantes de empleo.

Si la última le dejó una sensación desagradable por los errores cometidos, conozca a qué alternativas puede recurrir para no volver a caer en lo mismo, según la :

1. ReflexioneLuego de haber tenido un encuentro poco alentador con el reclutador, debe enfocarse en analizar con detenimiento sus errores. Primero escríbalos y después deténgase en cada uno de ellos para describir con detalle qué ocurrió. Por último, proponga una solución para que la próxima vez no caiga en la misma equivocación.

Tal vez usted debió investigar más acerca de la empresa, sus últimos resultados y sus objetivos a corto plazo, o probablemente necesitó conocer a fondo las características del puesto o del perfil buscado.

2. Solicite las disculpas del casoAunque suene extraño escribirle al entrevistador después de una entrevista poco exitosa, usted podrá construir una marca personal positiva, si decide escribirle un email al reclutador para agradecerle por la oportunidad brindada y, de paso, solicitar disculpas por errores concretos. Digamos, si llegó unos cinco minutos tarde, entre otros.

3. Escriba un email de agradecimientoAl igual que en la nota de disculpas, en el email de agradecimiento, puede recordar datos concretos de su experiencia o formación y recordar los puntos fuertes de la entrevista obviando los aspectos los malos o flojos.

Por supuesto, usted puede optar por esta alternativa o la anterior, conforme a lo que considere necesario expresar. Si cree que la entrevista estuvo marcada de errores, lo mejor será enviar un email pidiendo las disculpas del caso.

4. No pida perdón en general al salir de la salaQuizá su teléfono celular sonó varias veces durante la entrevista, tal vez derramó el café encima del entrevistador, llegó masticando una goma de mascar e incluso puede que se haya olvidado de ciertos modales al ingresar a la sala, pero lo ideal es pedir disculpas en esos momentos y no hacerlo de forma general al terminar la entrevista.

5. Aprenda a perdonarseEs normal sentirse mal al principio, pero es importante pasar la página, una vez que ha aprendido de sus errores. Evite culparse a sí mismo una y otra vez de las equivocaciones cometidas, porque eso no le permitirá avanzar hacia su primer propósito: salir victorioso de la siguiente entrevista laboral.