Cuatro generaciones diferentes pueden encontrarse ahora en una misma oficina, sus diferentes conjuntos de valores y/o estilos de comunicación suelen permanecer en conflicto.

Desde veteranos (nacidos antes de 1946), Baby Boomers (1946-1964), Generación X (1965-1979), hasta Generación Y o Millennials (1980-2000) deben encontrar la manera de establecer buenas relaciones.

En ese sentido, brinda 9 directrices para una comunicación saludable entre diferentes generaciones:

Fomentar la formalidad necesariaHace años, los lugares de trabajo eran bastante formales. Ahora son más informales y coloquiales. Es así que la vieja escuela y la nueva escuela pueden protagonizar choques culturales.

Las personas adultas sienten a menudo que las generaciones más jóvenes cruzan la línea, al escribir correos electrónicos a los clientes y compañeros de trabajo como si estuvieran enviando mensajes de texto, dado a que no revisan la gramática, entre otros detalles.

Los empleados deben reflejar cierta formalidad en la manera de comunicarse. No obstante, los administradores deben establecer reglas del juego claras.

Utilice múltiples vías de comunicaciónMientras que los veteranos y los Baby Boomers prefieren hablar cara a cara o por teléfono, los Millennials suelen usar correos electrónicos, mensajes instantáneos y mensajes de texto. La clave es sentirse en lo posible cómodo con cada medio. La comprensión de cómo la otra persona prefiere comunicarse es básica.

Individualice el enfoqueLa mejor manera de comunicarse con distintas generaciones es individualizar el enfoque y averiguar lo que mejor funciona para cada persona. En lugar de asumir que su manera de comunicarse es la mejor, tenga una idea de cómo las diferentes personas prefieren comunicarse.

Entienda las diferencias de valoresLos valores fundamentales pueden variar ampliamente entre las generaciones. Los veteranos y los Boomers sienten la necesidad de hacer lo que sea necesario en el trabajo. Por el contrario, la Generación X y Millennials son más propensos a buscar una alineación entre su trabajo, sus valores personales y estilo de vida.

Así, las generaciones mayores suelen percibir que las generaciones más jóvenes son desleales. Los jóvenes sienten la necesidad de tener en cuenta sus propios intereses y están menos dispuestos a entregar sus vidas a una empresa. Basta con comprender diferentes conjuntos de valores para propiciar una mejor relación el uno con el otro.

Sea consciente de los factores de motivaciónMientras que las generaciones mayores tienden a estar motivadas por el trabajo en sí, los jóvenes a menudo buscan una mayor orientación, retroalimentación y reconocimiento. Eso puede causar un malentendido fundamental. La solución está en ambos extremos. Los líderes tienen que darse cuenta de lo importante que es el reconocimiento, pero las generaciones más jóvenes deben ser conscientes de que no lloverán las alabanzas.

Pregunte, no asumaLos estereotipos de cada grupo pueden generar más de un problema. Es común asumir que la otra persona posee malas intenciones, en circunstancias complicadas. Cada parte piensa que es problema de la otra persona. No obstante, la responsabilidad es realmente mutua.

Esté dispuesto a aprenderLas generaciones mayores pueden enseñarles a los más jóvenes a conectarse mejor con su trabajo, a que estén en mayor medida dispuestos a aprender. Por su parte, los Millennials pueden aprovechar su conocimiento sobre las nuevas herramientas tecnológicas.

Reconozca las diferenciasLa tendencia natural, cuando se reúnen personas de diferentes generaciones, es no hablar de las diferencias. Sin embargo, evitar el problema sólo fortalece la barrera generacional. Los trabajadores deben enfrentar el problema y ser abiertos ante las alternativas de solución.