Una de las principales preocupaciones de los emprendedores que comienzan a desarrollar su propia startup son los costos que su proyecto traerá consigo. A pesar de una startup no necesita de oficinas o muchos equipos al principio, existen otros costos que se acumulan antes de que se puedan percibir las ganancias.

Si piensas en comenzar tu propio negocio, lo principal es hacer un presupuesto que abarque los costos principales y tratar de cumplirlo al máximo. Para ayudarte en tus proyectos, el portal brinda cuatro consejos para reducir los costos y tratar de mantener el dinero mientras creces como empresario:

1. Haz un presupuesto y cúmpleloPuede sonar obvio que el primer paso para comenzar en el mundo empresarial es guardar dinero. Sin embargo, Carissa Reiniger, fundadora de la comunidad Thank Ypu Small Bussiness, explica que la mayoría de los emprendedores no tienen un presupuesto bien establecido, ni han guardado el dinero que en realidad se necesita.

"La gestión de las finanzas de mi negocio no es algo que disfrute, así que me he puesto la regla de establecer una hora estándar cada semana o mes para la revisión y la gestión de su presupuesto", explica Reiniger.

Otra de las cosas que recomienda es que el empresario debe agregar su propio sueldo al presupuesto tan pronto como sea posible. Esto porque, cuando no se tiene un sueldo, se comienza a sacar dinero que pertenecía al proyecto para pagar los gastos personales. Por lo tanto, agregar tu propia paga le da más seriedad y forma a tu proyecto además de no confundir tus gastos.

2. Se flexibleCuando se piensa en un nuevo proyecto, siempre se sueña con lo que quiere conseguir: una oficina grande, un grupo de colaboradores. Sin embargo, los expertos recomiendan que es mejor tener metas a corto plazo antes que anteponer los sueños que (aún) están lejos de ser cubiertos.

En vez de una oficina para ti solo, comienza por hacer tus operaciones desde casa, usa todo lo que ya tienes para comenzar. Los logros y recompensas vendrán con el tiempo. Por otro lado, si te concentras en dar una imagen de tu empresa o de ti mismo que no es la verdadera, los clientes y demás empresas empezarán a pedir cosas que no podrás cubrir. Es mejor utilizar solo las cosas que necesitas y brindar los servicios que puedes brindar.

3. Lo barato cuesta caroEsa es la moraleja de este consejo. Es bueno tratar de ahorrar en todo lo que puedas, pero también es bueno gastar en las cosas que necesitas y que te van ayudar a desarrollarte en el largo plazo. Por ejemplo, es mejor pagar el software es mejor que usar una versión informal que tal vez puede fallarte cuando más lo necesitas.

Además, existen diferentes empresas que ofrecen descuentos especiales a personas que están comenzando su propia empresa. Ellos saben que necesitas ahorrar todo lo posible, si te ayudan a hacerlo, aseguran un nuevo cliente para el futuro. Todo tiene un lazo al final.

4. Evalúa y vuelve a evaluarFinalmente, cuando logras percibir tus primeras ganancias y establecer una buena relación con tus clientes, socios y colaboradores, es necesario que vuelvas al principio y volver a estudiar dónde puedes cortar gastos, evaluar qué se necesita comprar y dónde se podría obtener calidad a un precio moderado, ver si necesitas más colaboradores o un espacio más grande. Todo depende de cuán organizado seas y que no olvides que el secreto del éxito está en no perder la costumbre de analizar tus movimientos y, por su puesto, de pegarte a tu presupuesto.