EstrategiaDiseñe una plan de contratación adecuado

La lucha por talento nuevo es intensa en todas las industrias. Para conectarse con los mejores y más brillantes, debe rediseñar sus estrategias de contratación para conocer personas en donde estas se encuentren. No se base en las mismas plataformas de redes sociales de siempre; aventúrese a salir. Encuentre plataformas que estén conectadas con la industria para la que está contratando, y después busque gente que las esté usando para tener conversaciones relevantes e inteligentes. Si le impresionan las preguntas, respuestas o publicaciones de alguien, es posible que haya identificado a un empleado potencialmente valioso. Y no se olvide de aprovechar a sus empleados actuales. Pueden informarle dónde se conectan con individuos como ellos,

(Adaptado de "Recruiting Strategies for a Tight Talent Market", de Erica Dhawan)

MentalidadRecupérese de un rechazo

El rechazo es una experiencia universal, pero es algo que cada uno experimenta de forma distinta. ¿Qué hace la diferencia? A menudo, se reduce a la mentalidad. La gente con mentalidad "fija" se autojuzga crónicamente. Por ejemplo, sacar una mala calificación en una prueba los lleva a pensar que no son inteligentes. Pero la gente con mentalidad "de crecimiento" ve los resultados como evidencia de las cosas en las que podría mejorar.

(Adaptado de "To Recover Faster From Rejection, Shift Your Mindset", de Nicole Torres)

SugerenciaUna forma segura de interrumpir en las reuniones

Cuando los participantes de una reunión se desvían del tópico, puntos críticos de la agenda resultan afectados. Pero incluso con la intervención de los líderes o compañeros, a menudo es demasiado tarde, y el enfoque típico ("Esto es muy interesante, ¿pero puedo sugerir que volvamos al tema que estamos tratando?) deja a todo mundo incómodo. Afortunadamente, hay una solución simple para este predicamento: la palabra "medusa". Las medusas, por supuesto, son esas criaturas de aspecto cómico que han flotado en corrientes marinas durante millones de años. Use la palabra para evitar derivaciones en las reuniones presentando la regla de la medusa: si cualquiera de los participantes siente que la conversación se está desviando o ahondando demasiado, simplemente tiene que decir "medusa" o "creo que estamos teniendo un momento medusa". Es una forma segura, accesible y eficaz.

(Adaptado de "The Right Way to Cut People Off in Meetings", de Bob Frisch y Cary Greene)