Es importante mencionar que la práctica de un mal hábito no lo dejará sin , es el "efecto acumulativo" de una serie de malas costumbres lo que puede hacer peligrar su carrera.

Mentir. Si la compañía considera necesario destinar cierto dinero para un determinado fin o causa y usted lo utiliza de manera incorrecta con el objetivo de beneficiarse, tenga por seguro que no le quedará mucho tiempo en ese puesto de trabajo. Atribuirse los logros de sus compañeros también cuenta en este punto.

A último momento.Si es una de esas personas que cree que hace mejor su trabajo a último momento, y por tanto pospone proyectos o tareas hasta pocos días (u horas) antes del vencimiento del plazo, no dude que esta afectando a sus demás colegas y por ende esta comprometiendo la del equipo.

La negatividad.Muchos colaboradores se quejan ante los problemas de la empresa o hacen circular chismes. Pero ¿usted lo hace con demasiada frecuencia? Evite convertirse en el dolor de cabeza de su jefe. Eso no lo llevará por buen camino.

Tardanza.Si constantemente llega tarde al trabajo o regresa minutos después de haber concluido la hora de almuerzo, le está demostrando a su superior una actitud de complacencia y falta de responsabilidad.

Adicción a las redes sociales.Otro camino común hacia la pérdida del empleo es la obsesión habitual que muchos empleados tienen con las redes sociales. Está bien conectarse durante unos minutos a Facebook o Twitter, pero no deje de lado sus funciones por ello.

El lenguaje corporal ¿Tiene un apretón de manos débil? ¿Evita el contacto visual? ¿En las reuniones, mantiene los brazos cruzados? Estos hábitos podrían restarle puntos con respecto a lo que el superior pueda opinar de usted.