En una como viene sucediendo en el Perú, los trabajadores tienen una mayor comodidad para escoger diversas alternativas laborales, retando a las empresas a preocuparse más por retener a su personal talentoso.

En ese sentido, un grupo de cinco altos ejecutivos de empresas locales en el marco del programa MBA de realizaron una investigación en diveras empresas e identificaron tres nuevos factores que inciden en el compromiso del trabajador: oportunidades, calidad de vida y prácticas empresariales.

José Manuel Sin Cabrero ejecutivo de relaciones comunitarias de comienza por advertirnos: "La escasez de trabajadores calificados limitan la productividad en un 33%, según estudios del Instituto Hudson. Encima, el costo de perder un empleado puede suponer un gasto de entre 30% y 400% del salario anual, dependiendo el nivel de puestos". ¿Qué hacer para evitar esta situación? "Las empresas deben trabajar en afianzar sus compromisos", recomienda.

En ese sentido, Julio César Yzaguirre gerente de sistemas del explicó que existen tres tipos de compromisos laborales: "Está el compromiso afectivo, que es el deseo de seguir en la empresa más allá del salario; el continuativo, que es el costo/beneficio de la permanencia en una empresa y que son de alto costo laboral; y el normativo, que es la obligación moral con la compañía debido que en un determinado momento los ayudó".

Al respecto, Tadashi Nakamoto, gerente general de TNC Contratistas, concluyó: "En las empresas peruanas que hemos investigado locales, transnacionales o translatinas existen los tres tipos de compromisos, pero el que prevalece es el afectivo. Es decir, están haciendo bien su trabajo. Y es que no puedes solucionar todo con dinero, porque en el largo plazo estás muerto. Cuando generas un compromiso afectivo es cuando realmente vas a lograr comprometer a la persona".

Para tal efecto, cobran relevancia los siguientes factores: 1) las oportunidades en la empresa, es decir, la opción para aprender y desarrollarse profesionalmente; 2) la calidad de vida, que guarda relación con un buen ambiente laboral y las actividades sociales; y 3) las prácticas empresariales, tales como la gestión de los recursos humanos, el soporte económico y el compromiso de la empresa con su entorno.

"Hoy en día la gente dice: 'el trabajo es para vivir, no vivir para el trabajo'. Es una parte importante de la vida de una persona, pero no la única parte", sentencia Sin Cabrero.

Datos:Título : "Compromisos de los empleados en las empresas peruanas"Centro de Estudios: Centrum CatólicaInvestigadores :-José Manuel Sin Cabrero, soporte a la gestión de la gerencia de relaciones comunitarias en Repsol.-Julio César Yzaguirre, gerente de sistemas de Graña y Montero.-Tadashi Nakamoto, gerente general de TNC Contratistas.-Alberto Gago Márquez, gerente de tarjetas de crédito del Banbif.-Juan Pablo Escudero, gerente regional de construcción de Cencosud.