La carta de presentación se niega a morir

Cinco gerentes de contratación tuvieron una apreciación distinta en cuanto a la relativa importancia de la carta de presentación, como si el proceso de contratación no fuera de por sí bastante estresante.

(Foto: Bloomberg)

(Bloomberg).- Según a quién vaya dirigida la pregunta, la carta de presentación es una parte indispensable de una solicitud de empleo o una absoluta pérdida de tiempo.

Hablamos con cinco gerentes de contratación a raíz de un episodio de la redifusión del Game Plan, y todos tuvieron una apreciación distinta en cuanto a su relativa importancia, como si el proceso de contratación no fuera de por sí bastante estresante.

"Las cartas de presentación están definitivamente muertas", dijo Rachel Bitte, jefa de recursos humanos en Jobvite, una empresa emergente de selección de personal. "Los reclutadores directamente no les prestan atención", dijo Bitte, que lleva más de una década trabajando en Recursos Humanos en Intuit y Apple.

Muchos coinciden con Bitte, insistiendo en que la carta de presentación no tiene ningún objeto. Una encuesta realizada en el 2012 a 2,000 gerentes de contratación y reclutadores demostró que el 90% ignoraba la carta de presentación.

"No solo no las leemos generalmente, sino que la mayoría de las veces ni siquiera abrimos el adjunto ni le echamos un vistazo", escribió Ambra Benjamin, reclutadora para Facebook entre otras empresas, en un hilo de Quora. "Es una gran pérdida de tiempo. Muchas empresas directamente dejaron de pedirlas".

No es que los gerentes de contratación no quieran enterarse de cómo trabajar en un bar preparó a alguien para un puesto en marketing de medios sociales. Lo que ocurre, principalmente, es que no tienen tiempo porque están inundados de solicitudes. Solamente Google recibe 3 millones de solicitantes al año, por ejemplo.

El reclutador medio dedica un lapso sorprendente de seis segundos a revisar un CV. No vale la pena perder tiempo leyendo una carta de presentación, muchas veces un refrito repetido del CV de otro o un perfil de LinkedIn.

Los solicitantes pueden correr el riesgo y saltar directamente la carta de presentación –20%, solamente, de los profesionales de Recursos Humanos del sector privado encuestados por la Society of Human Resource Management dijeron que consideran un error abstenerse de presentarla. (La cifra es levemente superior, 34%, en el caso de los empleos públicos.)

Pero ese otro 20% es una minoría apasionada. "Soy fanática de las cartas de presentación muy buenas", dijo Jennifer Kim, responsable de recursos humanos en Lever, otra empresa emergente de selección de personal. Ella contrató a la jefa de personal de Lever, por ejemplo, sobre la base de su carta de presentación. "No tenía una colección relevante de capacidades", dijo Bitte. "Escribió una carta de presentación muy personal en la que demostraba que había hecho su trabajo de investigación sobre la compañía".

Para otros, es un complemento personal de un CV carente de toda emoción. "La carta de presentación es el spot publicitario para que la persona muestre realmente quién es", agregó Michelle Broderick, directora de marketing en Simple, una aplicación bancaria.

Los futuros empleados probablemente deberían apostar a lo seguro y perder algo de tiempo elaborando una carta de presentación. Pero cuiden que sea específica para la empresa y sin incómodos errores de ortografía. "He visto montones de cartas de presentación que son cortar y pegar. Se ve el nombre de la empresa entre paréntesis, o incluso peor, tienen escrito el nombre de la competencia", dijo Kim. "En eso sí que no hay que equivocarse".

Leer comentarios ( )

Fotogalerías