(Bloomberg).- La implosión económica y el escándalo de corrupción que paralizaron el mercado laboral de Brasil han beneficiado a un solo sector: los abogados.

Las principales firmas legales que alguna vez obtuvieron la mayor parte de sus ingresos de fusiones y ventas de acciones ahora concentran más recursos en reestructuración de deuda y cumplimiento de las normas. Florece la demanda de los llamados equipos forenses, grupos de investigadores legales que realizan grandes auditorías para certificar que las compañías cumplen con las pautas de gobernanza empresarial.

Se trata del efecto colateral beneficioso de la peor caída económica en un siglo y de una creciente investigación por sobornos conocida como "Carwash" que ha derivado en más de 100 arrestos y ha alejado a los inversores extranjeros.

Eso ha golpeado al mercado de acciones y ventas de bonos, lo que afecta las perspectivas laborales de banqueros y operadores (Deutsche Bank AG, por ejemplo, planea reducir su personal local a la mitad, dijeron el miércoles personas familiarizadas con el tema). El índice de desempleo en las mayores áreas metropolitanas de Brasil alcanzó en octubre el punto más alto en seis años 7.9% para luego declinar a 6.9% en diciembre.

Sin embargo, dos de las firmas legales más grandes de Brasil –los actores dominantes en el ámbito de fusiones y adquisiciones- siguen haciendo contrataciones.

"No es un mal momento para los abogados", dijo Joao Ricardo de Azevedo Ribeiro, un socio de Mattos Filho, Veiga Filho, Marrey Jr. Quiroga Advogados.

Contrataciones.Mattos Filho, la firma de asesoramiento legal más importante de Brasil en fusiones y adquisiciones de los últimos 10 años por cantidad de transacciones, incorporó unos 55 abogados el año pasado, con lo que su personal creció a 420 empleados en tanto los ingresos aumentaron 14 por ciento, dijo Ribeiro.

La firma número dos, Pinheiro Neto, con sede en Sao Paulo, incrementó sus ingresos un 7 por ciento y contrató a 25 abogados, con lo cual ahora tiene 390 empleados, dijo Alexandre Bertoldi, un socio gerente. La mayor parte de las nuevas contrataciones fue para los sectores de acatamiento a las normas, reestructuración y equipo forense.

"Todos siguen el 'Lavado de autos'", dijo Ribeiro. "Las empresas temen quedar involucradas, incluso sin saberlo, en cuestiones que podrían tener consecuencias penales".

Como el escándalo paralizó cada vez a más compañías, la recesión se profundizó. Las quiebras de empresas han aumentado y economistas que consultó Bloomberg estiman que la economía de Brasil se contraerá 2.8% este año luego contraerse aproximadamente 3.7% en 2015.

Esos mismos problemas resultan una ventaja para los abogados. La investigación federal sobre una amplia red de sobornos ha explotado desde que los fiscales descubrieran la existencia de sobornos en la gigante petrolera estatal Petróleo Brasileiro SA hace casi dos años.

La extensión de la investigación a los sectores de la construcción, astilleros y banca ha coincidido con la instrumentación de nueva legislación para combatir la corrupción que lleva a las empresas a endurecer sus controles internos para asegurarse de que se cumplan todas las reglas, dijo Ribeiro.

TAGS RELACIONADOS