La diseñadora participará en la donde presentará su nueva colección "Alma". Para esta edición, apostará por un concepto más atrevido que incluye transparencias y mucho brillo.

¿En qué se distingue esta colección de las anteriores?La colección "Alma" es mucho más madura, no es tan romántica. Habrán nuevos cortes y transparencias, ya no habrán flores. Es una colección más sexy donde se verá más piel.

¿Cuánto modelos presentará en el LIF WEEK 2014?Alrededor de 40. La mayoría es traje de noche. También van a haber conjuntos como blusas, faldas y pantalones. Estoy adoptando los tonos rojos y platas, todos acompañados del negro. Es una colección con mucho brillo.

¿A cuánto asciende la inversión para este despliegue?Oscila entre los US$ 40,000 y US$ 50,000. Una presentación de alta costura requiere una logística bastante grande, desde adquirir componentes para colección hasta la campaña.

¿Qué determina el precio de cada vestido?Su complejidad. La elaboración de un vestido te puede tomar entre un mes y cuatro meses. El precio no baja de los US$ 2,000 y puede alcanzar los US$ 6,000.

¿Cómo ha cambiado el consumidor de alta costura?Se está volviendo muchísimo más exigente y valora más un buen producto. Está completamente dispuesto a pagar el precio que corresponde.

¿Podemos hablar en el Perú de coleccionistas de vestidos de alta costura?Cada vez hay más. Es interesante. En cuanto terminas de lanzar una colección, al día siguiente te están tocando la puerta y te dicen "quiero ese vestido", porque saben que es una línea netamente exclusiva y no hay más.

¿Suelen buscarla tras una presentación?Sí, lanzo una colección y en 24 horas las clientas me buscan. He vendido vestidos prácticamente un día después de haber presentado alguna colección. Me ha pasado que, en las primeras dos semanas, he podido vender todas las prendas. Hay otras colecciones que demoran más tiempo, pero tienen muy buena acogida.

¿Cuál es la frecuencia de compra de una mujer sofisticada?Cada temporada. Si el diseñador lanza una colección al año, le compra una vez al año; si la presentación ocurre dos veces, entonces es dos. Si el poder adquisitivo de la clienta es alto, puede comprar hasta cuatro vestidos.

¿Hasta cuánto está dispuesto un diseñador de alta costura a invertir?El nivel de inversión no se escatima porque para nosotros lo más importante es ofrecer un producto de altísima calidad.

¿Le interesaría ingresar al mercado masculino?En la vida, he aprendido a no decir "nunca" ni tampoco "siempre". Puede ser, ahora no lo tengo contemplado. No me veo diseñando ropa para hombre.

¿Cómo observa ese nicho?Los hombres se ven lindos con la ropa que usan, sin embargo, falta educar al público masculino para que se atreva más, para que no sienta que, de pronto, está pasándose de la línea. Es un nicho que se puede explotar ampliamente.

OTROSÍ DIGOClientes que buscan exclusividadDel interior y exterior. Muchas personas dispuestas a obtener una prenda de alta costura pueden viajar desde el interior del país para conseguir un vestido de la marca Claudia Jiménez. Algunos de sus clientes llegan incluso del extranjero para llevarse una de sus sofisticadas tenidas. La diseñadora explica que son varias las clientas que solicitan un solo vestido para un evento en específico, lo que demanda una elaboración compleja en el plazo más breve posible.

HOJA DE VIDANombre: Claudia JiménezEdad: 35 años.Trabajos anteriores: Desfiló como modelo para Ana María Guiulfo y Annie Alvarez Calderón, entre otros.Profesión: Diseñadora de modas.Hijos: Dos.