Módulos Temas Día

¿Qué es la inteligencia emocional y cuáles son sus características?

Conozca qué es la inteligencia emocional , cómo categorizarla, qué tipos existen y aprenda a medir su propia capacidad con un test en internet.

Inteligencia Emocional

La Inteligencia Emocional (Foto: Reorganiza)

La inteligencia emocional es un término bastante usado en la actualidad, pero ¿qué significa exactamente? (Foto: Reorganiza)

La Inteligencia Emocional (Foto: Reorganiza)

Desde hace muchos años, específicamente en 1983, con la teoría de un profesor de la Universidad de Harvard, la inteligencia dejaba de ser considerada un campo único ligado al conocimiento para albergar diferentes espacios de la vida de una persona, su desarrollo y su capacidad de desenvolvimiento frente a estímulos y problemas de la realidad.

Howard Gardner expresó en sus escritos la teoría de las Inteligencias Múltiples , dividiendo el coeficiente intelectual en diferentes capacidades independientes pero interrelacionadas entre sí, que definen a una persona. De esta manera, separó la inteligencia en doce tipos distintos para su análisis.

Estas son la inteligencia lingüístico-verbal, lógico-matemática, visual-espacial, musical, corporal-kinestésica, intrapersonal, interpersonal, naturalista, emocional, existencial, creativa y colaborativa. Cada una de ellas representa una parte de nuestro coeficiente intelectual.

Por otro lado, el psicólogo Daniel Goleman construyó el concepto de inteligencia emocional , profundizando en este tipo de inteligencia planteado por Gardner. Esta no depende necesariamente de las emociones, sino también de un correcto pensamiento y desarrollo emocional. Esta se divide así en diferentes tipos y categorías que pueden ser indispensables conocer para tener éxito en la vida profesional.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional se define como un conjunto de habilidades que una persona adquiere por nacimiento o aprende durante su vida, donde destaca la empatía, la motivación de uno mismo, el autocontrol, el entusiasmo y el manejo de emociones.

Luego de la teoría desarrollada por Gardner en la Universidad de Harvard sobre las inteligencias múltiples, el concepto de inteligencia emocional fue utilizado por primera vez en el año 1990 con Peter Salovey y John Mayer, dos psicólogos norteamericanos, para luego ser trasladado a un libro homónimo escrito por Daniel Goleman.

Este tipo de inteligencia no consiste en alterar la capacidad de generación de emociones con respecto a diferentes estímulos del entorno, sino se relaciona más con la reacción que una persona tiene frente a ellas, que muchas veces son más impactantes que las emociones en sí que desencadenan esta acción.

Características de la Inteligencia Emocional

¿Qué características tienen las personas con alto grado de Inteligencia Emocional?:

  1. Prestan atención a sus emociones: las personas que desarrollan este tipo de inteligencia analizan sus emociones y las escuchan, no solo se limitan a sentirlas.
  2. Conocen sus sentimientos y no los reprimen: estas personas son auténticas y sinceras, ya que expresan sus sentimientos de forma clara.
  3. Analizan sus proyectos y sueños: no viven en un sueño constante, sino que saben razonar sobre lo que sienten y si alguna meta puede ser alcanzada o no. 
  4. Tienen un balance constante en sus acciones: saben que todo tiene su lado bueno o malo, por lo que dirigen su atención a las cosas que pueden solucionar o que pueden ser de utilidad para ellos mismos.
  5. No toman nada personal: cuando una persona los altera o algo en su entorno no sale como lo tenían planeado, analizan qué pudieron haber hecho mal y qué cosas mejorar a futuro. No se concentran en algo que no pueden controlar.
  6. Son autocríticos con sus acciones: las emociones no los controlan, ellos controlan lo que deciden hacer con ciertas emociones y reconocen cuando algo se les fue de las manos.
  7. Se fijan en las emociones de otras personas: intentan ser siempre empáticos con sus semejantes para saber cómo expresan sus emociones. Así, se relacionan mejor con los demás.
  8. Conocen siempre gente nueva pero se rodean de aquellos con los que tienen una conexión: A través de otras personas, conocen diferentes puntos de vista y comparten más con aquellos que son compatibles con la suya. No pierden tiempo en relaciones tóxicas ahorrándose así una incomodidad innecesaria.
  9. Se motivan a sí mismos constantemente: estas personas se emocionan cuando sucede algo que les gusta o realizan una acción determinada. No se enfrascan en por qué ya no les motivan cosas antiguas, sino que buscan siempre renovar su emoción con nuevas experiencias.

¿Cuáles son los tipos de inteligencia emocional?

La inteligencia emocional no es una sola. Abarca diferentes tipos y características que definen el coeficiente intelectual de un aspecto de la persona. Estas pueden dividirse en cinco categorías básicas:

Empatía: Consiste en entender cómo se sienten los demás y aprender a comunicarse correctamente para lograr un objetivo común. Cada persona reacciona de diferente manera a ciertos estímulos dependiendo de su contexto y su experiencia.

Habilidades sociales: las buenas relaciones interpersonales guían a las personas al éxito, ya que pueden lograr más cosas con liderazgo, gestión de conflictos, cooperación y trabajo en equipo.

Autoconocimiento: este tipo de inteligencia emocional consiste en la capacidad de reconocer los sentimientos que uno alberga y cómo estos pueden afectar las acciones que hacen. La conciencia emocional y la confianza son vitales para su desarrollo.

Motivación: este tipo se relaciona con el compromiso de llegar a los objetivos que uno se plantea, cómo se mantiene el positivismo ante las adversidades y cuál es la iniciativa que una persona maneja para plasmar determinadas metas.

Autorregulación: las técnicas de autocontrol son esenciales en la inteligencia emocional. Controlar la duración de nuestras emociones y que tanto influyen estas en nuestras decisiones es vital para este tipo de inteligencia emocional.

Ejemplos de inteligencia emocional

  • Valorar los triunfos de los demás sin caer en comparaciones con otras personas o uno mismo.
  • Aceptar los errores cometidos y ser capaces de perdonarse así mismo para aprender de lo ocurrido.
  • No juzgar el hecho de sentirse bien o mal más que por lo que son: emociones transitorias que pasarán con el tiempo.
  • Analizar las reacciones inmediatas a las emociones, interpretarlas y aprender de cada una de ellas para manejarlas de ser necesario.
  • Comprender cuál es la emoción que uno siente y no dejar que el cerebro confunda una con otra. A veces el enojo puede presentarse cuando en realidad se siente tristeza.
  • Evitar estimulantes como el alcohol, cafeína, drogas o algún fármaco relacionado para tener ciertas sensaciones.
  • Entender que cada persona es individual con sus experiencias y relaciones. Los sentimientos personales pueden generalizarse para los demás hasta cierto punto.
  • Encontrar el equilibro entre los éxitos y errores, no dejándose llevar por el narcisismo o por una lástima por sí mismo.

¿Cómo medir mi inteligencia emocional? Test en Internet

Los psicólogos concuerdan que no existe ningún test o prueba que mida el grado de inteligencia emocional que una persona tiene, como lo serían los clásicos test que miden el coeficiente intelectual. Esto se debe a las diferentes aristas que este tipo de inteligencia maneja y que es muy difícil categorizar.

Más que un resultado numérico, aquellas personas con un alto grado de inteligencia emocional tienden a tener las mismas reflexiones ante situaciones adversas. De esta manera, existen algunos tests en Internet que permiten descubrir si las personas tienen estas mismas capacidades o si hay alguna en la que tienen que mejorar.

Uno de los más completos pueden ser encontrados en el siguiente enlace. Además, dentro del mismo test se explica un poco más sobre la inteligencia emocional y algunos consejos para lograr mejores resultados en las relaciones interpersonales.

Tags Relacionados:

inteligencia emocional

Leer comentarios ( )

Ir a portada