Días después de que fuera hallado muerto a los 57 años en un elevador en un suburbio de Minneapolis (Minnesota), ya han comenzado a surgir dudas sobre quién heredará la fortuna que el cantante amasó en vida – y seguirá consiguiendo luego de su muerte – gracias a su exitosa carrera.

Dado a que el influyente compositor se divorció en dos oportunidades, no tuvo hijos, sus padres también fallecieron y por sobre todo no dejó ningún testamento, bajo la ley de Minnesota, los activos del músico podrían ser divididos en partes iguales entre sus seis hermanos.

Serían ellos los principales candidatos a quedarse con una fortuna que en total supera los US$ 300 millones y que podría incrementarse con el tiempo, tal como ha ocurrido con figuras como Michael Jackson, que siguen generando millones incluso después de su muerte.

Solo para tener una idea, desde la muerte de Prince, las ventas de sus discos se han disparado. Más de 2,3 millones de canciones y unos 580.000 álbumes fueron vendidos en pocos días desde su deceso, según Nielsen Music.

No obstante, pese a lo que dispone la ley, según los hermanos, la hermana Tyka cree que es la que se merece heredar una parte mayor de los bienes del cantante por la cercanía que tuvo con él.

Fuentes cercanas al asunto dijeron al portal TMZ que hace unos días atrás tuvo lugar una reunión entre tres de los seis hermanos del cantante, pero no transcurrió tan bien como se esperaba, pues tras un encuentro de dos horas, hubo una fuerte discusión que acabó con la abrupta salida de la hermana de la sala. Aún nada está dicho.

TAGS RELACIONADOS