Hoy una alicaída (con cuatro bajas) protagonizará un choque contra su similar charrúa en el Estadio Centenario. Perú, que solo ha ganado dos veces en Montevideo en toda la historia de las eliminatorias sudamericanas, deberá repetir el plato para no alejarse del sueño del mundial.

Pero en el plano económico el valor de la excede al del once nacional, aun sin su estrella más notable (ver infografía).

Ese hombre que acrecienta las diferencias económicas entre las dos selecciones es Luis Suárez. El , que pareciera haber dejado de lado las acciones polémicas en la cancha para destacar más por sus goles, vale cerca de US$ 100 millones. Paolo Guerrero, el más caro de sus similares locales, representa apenas el 5% de ese monto.

Carrera en ascensoSuárez es una máquina de hacer dinero. Ha tenido una carrera en ascenso.

Para muestra, un dato: solo su traspaso del Liverpool al costó más de US$ 91 millones. El fichaje ocurrió en julio del 2014, pero no pudo debutar hasta octubre porque aún pesaba sobre él una sanción por morder a un rival en el Mundial de Brasil; pese a ello, Adidas, su principal patrocinador, no lo dejó.

La operación se transformó así en la cuarta más cara de la historia y, a su vez, en la segunda más valiosa de toda la historia del Barcelona.

Dado a eso, el 9 de la escuadra uruguaya cierra actual mente el top ten de los atletas mejor pagados del deporte, según Forbes: gana US$ 21 millones anuales.

El incluye un pago anual de unos US$ 17 de millones, y contrariamente a la creencia popular, no contiene ninguna cláusula que garantice que no volverá a morder.

De su lado, Adidas y PepsiCo son sus patrocinadores clave, gracias a los cuales Suárez se lleva US$ 4.5 millones al año, y eso representa más del 21% de sus ganancias.

El . Eso porque, con 17 dianas, está cerca de superar las 19 de Hernán Crespo que lidera la lista de goleadores históricos de las eliminatorias para el Mundial.