Módulos Temas Día

Fernando Palomino, el chef opositor de los secretos culinarios

El gerente operador de la cadena de “Segundo Muelle” asegura que la gastronomía debe ser un libro abierto para que todos se enriquezcan.

Fernando Palomino es cocinero y gerente operador de la cadena “Segundo Muelle”. (Manuel Melgar)

Sandra Vargas Gutiérrezsandra.vargas@diariogestion.com.pe

Fernando Palomino es chef por pasión. Y su entusiasmo por la gastronomía es tal que, si no trabajara en una cocina, asegura que "estaría viviendo bajo un puente". Así de fiel es al mundo culinario desde que preparó su primer plato cuando tenía 14 años: "Hice unos corazones de pollo anticucheros que salieron bien. Mi mamá atendía un catering a matrimonios y eso ayudó a que yo explore todo".

Hoy Palomino es chef y gerente operador de la cadena 'Segundo Muelle', donde, además de satisfacer al consumidor, cuenta tener dos responsabilidades importantes: contribuir con el cuidado del mar y compartir conocimientos.

"Tenemos que tener una cocina sustentable y enseñar lo que sabemos. A mí no me gusta guardarme los secretos, no soy ese tipo de chefs. Revelo todo y regalo cada libro de recetas que me compro". Para Palomino, la clave de las comidas no son los ingredientes ni el procedimiento, sino "la pasión y el ánimo al cocinar".

Además, el chef de 33 años indica que en su profesión el contacto con las personas es clave. Por ello, suele acercarse a los clientes para conocer sus opiniones. Ese es su principal alimento. "Un chef que no sabe comunicarse, es un chef manco. Hay que vender, conversar y preguntar. Así se crean fortalezas de lo positivo y se cambia lo negativo".

La competenciaEl chef de "Segundo Muelle" ha recorrido varios países en busca de nuevas experiencias culinarias y opina que, después de Perú, Japón tiene la mejor gastronomía.

Eso sí, Palomino asegura que en esta parte del mundo nada se asemeja a un cebiche, pollo a la brasa o un buen escabeche: "Nuestra comida no tiene competencia en Sudamérica. En el resto de países de la región solo hay platos muy rudimentarios, poco conocidos y sin explotar. Incluso resulta complicado encontrar un libro de cocina oriundo de una nación, mientras nosotros tenemos varios".

Y en el tema de la coctelería comenta que también pasa lo mismo: el pisco sobresale ante licores como la cachaza y el destilado de caña. "Todavía les llevamos mucha ventaja en este rubro, pero aún hay mucho más por explotar en el país".

Leer comentarios ( )