Módulos Temas Día

Éxito de Croacia en la Copa Mundial no es casual

El éxito de Croacia tiene orígenes diferentes a los de sus rivales: en ese país, el fútbol es más que un juego. La guerra, la reconstrucción y el bajón posterior a la victoria, pueden haber conducido al impresionante logro de su selección.

Croacia

Croacia

Para un país con una población de 4.2 millones de personas, Croacia tiene un éxito espectacular en los deportes. (Foto: Bloomberg)

Tres de los cuatro equipos que llegaron a las semifinales del Mundial de fútbol representan a las sociedades de Europa occidental que enfrentan dificultades con la inmigración y la integración. Pero el cuarto y el más sorprendente está compuesto íntegramente de muchachos de un pequeño país.

El éxito de Croacia tiene orígenes diferentes a los de sus rivales: en ese país, el fútbol es más que un juego. Pasó por una guerra, la subsiguiente reconstrucción de la nación y el bajón posterior a la victoria, que, perversamente, pueden haber conducido al impresionante logro de su selección.

Para un país con una población de 4.2 millones de personas, Croacia tiene un éxito espectacular en los deportes. Además del fútbol, ​​tiene equipos de primer nivel en balonmano, waterpolo y baloncesto, y los tenistas croatas son parte de la élite mundial.

En parte, esto probablemente tiene que ver con la genética: los croatas (y sus vecinos de Serbia y Bosnia) se encuentran entre las personas más altas del mundo, y muchos son naturalmente atléticos. Hay miles de clubes deportivos, la mayoría de ellos quedaron del proyecto deportivo orientado al rendimiento de la ex Yugoslavia (aunque algunos habitantes temen que esta infraestructura esté desapareciendo).

El fútbol, ​​sin embargo, es un caso especial. Una revuelta en mayo de 1990 en el Estadio Maksimir de Zagreb que detuvo un partido entre el equipo local Dinamo y Estrella Roja de Belgrado fue, para muchos croatas, el comienzo de la guerra que estableció a su país como un estado separado.

Los fanáticos serbios fueron llevados a la revuelta por Zeljko Raznatovic, conocido como Arkan, el futuro criminal de guerra; la policía, considerada un instrumento del estado yugoslavo liderado por los serbios, intervino demasiado tarde y se centró en los aficionados del Dínamo: los Bad Blue Boys, como se autodenominan.

Un jugador del Dinamo, Zvonimir Boban, participó en la pelea para ayudar a un aficionado. Su acto se convirtió en un símbolo de resistencia a los croatas.

En otro partido de fútbol, ​​entre Hajduk Split y Partizan Belgrado, en septiembre de 1990, los aficionados incondicionales de Hajduk, llamados los Torcida, quemaron la bandera yugoslava mientras cantaban: "Croacia, estado independiente".

"Si los disturbios de Maksimir se interpretan como el ’día en que comenzó la guerra’, este juego debía denominarse como el ’día en que Yugoslavia dejó de existir’ (al menos en terrenos deportivos) con la quema simbólica del símbolo nacional más significativo que demuestra una falta total de legitimidad estatal", escribió Dario Brentin de la Universidad de Graz en Austria, que ha estudiado los vínculos entre el fútbol y la política en los Balcanes.

Franjo Tudjman, el líder nacionalista a la cabeza de la campaña de independencia, usó el radicalismo de las organizaciones de fanáticos del fútbol para impulsar su mensaje y el fútbol en sí mismo para adquirir legitimidad para una Croacia cada vez más independiente. En octubre de 1990, un partido entre una selección de jugadores croatas y el equipo nacional de Estados Unidos fue considerado como el mayor éxito diplomático de los secesionistas.

Los atletas, incluidos los jugadores de fútbol, ​​continuaron sirviendo como embajadores informales de Tudjman durante toda la guerra. Y una vez que se logró la victoria (los nacionalistas aficionados al fútbol, por supuesto, habían estado entre los primeros voluntarios), Tudjman, quien proclamó que "después de la guerra, el deporte es lo primero por lo que se puede distinguir a las naciones", continuó otorgando gran importancia al fútbol.

En 1998, cuando Croacia, inesperadamente para todos menos sus acérrimos seguidores, ganó el tercer lugar en la Copa Mundial, Boban, el capitán del equipo y héroe nacional, elogió a Tudjman como "padre de todo lo que amamos los croatas, también el padre de nuestro equipo nacional".

"Tudjman centralizó la administración del fútbol y algunas veces incluso interferiría en las decisiones de entrenamiento; para él, el fútbol era un arma y una herramienta para construir una identidad nacional para el consumo interno y para un mundo que no estaba particularmente interesado en distinguir entre los estados "ex yugoslavos".

Tudjman murió en 1999, pero su proyecto de construcción del estado tuvo el éxito suficiente como para que Croacia ingresara posteriormente a la Unión Europea (se incorporó en 2013). Aun así, el país no era ajeno a la corrupción poscomunista, y en los últimos años, gran parte de la historia del fútbol croata ha sido sobre corrupción.

A principios de junio, Zdravko Mamic, ex máximo ejecutivo del Dinamo Zagreb y el líder no oficial del fútbol croata, fue condenado a seis años y medio de prisión por desviar unos US$18 millones de las primas por traspaso de los jugadores. El Dinamo vendió a sus mejores jugadores, incluido Luka Modric, la estrella del equipo nacional actual, a través de una agencia dirigida por Mamic y su hermano.

Mamic huyó a Bosnia, que no tiene un tratado de extradición con Croacia. Modric está acusado de perjurio durante el juicio de Mamic, en el que su testimonio podría haber ayudado al líder de fútbol. Otra estrella de Croacia, Andrej Kramaric, se negó a firmar un contrato como el de Modric, según el cual la agencia de Mamic habría tenido derecho a una parte de sus primas de traspaso.

Los fanáticos, que han librado una guerra en los últimos años para terminar con la corrupción en el fútbol croata y tener un mayor peso en cómo se manejan los clubes, nuevamente están en la vanguardia de una batalla política, esta vez contra el capitalismo amiguista de Croacia; para ellos Kramaric es un héroe y Modric es un traidor.

Indirectamente, la corrupción en el fútbol croata puede haber contribuido a la fortaleza del equipo nacional actual. Casi todos sus miembros juegan en clubes europeos de élite; ha respondido al interés de los patrones de los clubes croatas venderlos al mejor precio en lugar de retenerlos, y los jugadores terminaron obteniendo variadas experiencias en las principales ligas de fútbol de Europa. Hoy en día, son profesionales seguros de sí mismos sin ningún complejo de inferioridad vinculado al tamaño de su país.

No está claro si Croacia puede ser tan fuerte luego de que se retire esta generación de estrellas. La economía del país está sufriendo por años de mala administración. Con una tasa de desempleo juvenil del 33% y un gobierno muy endeudado y demasiado involucrado en industrias clave, el país apenas puede sostener el sistema de capacitación que heredó de los tiempos del socialismo.

Mientras que los aficionados al fútbol siguen siendo una fuerza política, con todos sus defectos y virtudes nacionalistas y su dramatismo anticapitalista, el fervor de la década de 1990 ya no determina el panorama político.

Sin embargo, ese fervor parece haber regresado en cierta medida mientras el país celebra las victorias del equipo de fútbol. Esta puede ser la última guerra por un tiempo que la selección nacional gane, pero los recuerdos de la época en que el fútbol era más que un juego aún están vivos.

Es por eso que la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, es la única líder nacional en la Copa del Mundo que usa los colores nacionales y hace una demostración convincente de apoyo a su equipo en lugar de realizar una función diplomática. El legado de la era Tudjman, la constatación de que a veces el desempeño de un equipo deportivo puede ser existencialmente importante para una nación, no ha desaparecido del todo.

El éxito de Croacia se encuentra en la encrucijada entre el profesionalismo forjado en las ligas inglesa, alemana, francesa, italiana y española y el feroz espíritu de los años noventa. Esta es una combinación que dejó a Inglaterra en el camino y puede ser temible incluso para el escuadrón francés aparentemente insuperable en la final del domingo.

Por Leonid Bershidsky

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )

Ir a portada