La revista Pediatrics publica hoy los resultados de una investigación hecha durante dos meses en la que se observó las interacciones que ocurrían entre padres e hijos de menores de 10 años cuando los primeros sacaban un móvil en la mesa dentro de restaurantes de comida rápida.

Los investigadores del Departamento de Pediatría del Centro Médico de la Universidad de Boston concluyen que el uso de aparatos como teléfonos inteligentes (smartphones) y tablets, en manos de adultos a cargo del cuidado de niños, pueden convertirse en un verdadero obstáculo entre padres e hijos.

"Estos distraen a los padres de interacciones cara a cara con sus hijos, que son cruciales para el desarrollo cognitivo, emocional y del lenguaje", señalan los autores del informe, que es citado por el diario El Mercurio de Chile.

Durante el estudio, los investigadores observaron que de 55 grupos de padres e hijos, en el 72% de casos (40 grupos) usaron dispositivos móviles durante la comida.

El grado de interacción con los aparatos iba desde solo ponerlo sobre la mesa (7.5% de los casos) hasta usar el dispositivo casi en forma continua durante la comida, lo que ocurrió con el 40% de los padres observados.

"Los padres comían y hablaban mientras miraban el aparato, o solo lo soltaban brevemente para hacer otra actividad", señala el informe. Durante esos períodos, "algunos niños parecían aceptar la falta de compromiso y se entretenían solos".

Sin embargo, había otro grupo de hijos ejercían crecientes llamados de atención que solían recibir duras respuestas por parte de los padres.

Al respecto, el psicólogo Max Möller, especialista en adicciones, señaló que mientras un padre está con un niño y a la vez está atento de Facebook, WhatsApp o , el mensaje que se transmite al menor es que "no tienes tiempo de estar pendiente y contactarte con él".

Por su parte, la psicóloga Carla Padilla refirió que los niños son especialistas en identificar cuándo ellos son importantes para alguien y el interés genuino que tiene otra persona por su estado, por lo que si los padres están pendientes del celular entonces están "hipotecando" un contacto clave con los niños.

"En la infancia los padres son fundamentales en la forma en que estableces relaciones, en que percibes el mundo, en que resuelves conflictos. Eso se forja en el contacto cara a cara, no solo en alimentarlo, sino también escucharlo y construir un vínculo afectivo con el menor", dijo Padilla.