Módulos Temas Día

El Perú en el diván

Renegados y criticones, el otro lado de los peruanos en las redes sociales

El sociólogo Guillermo Nugent sostiene que el Internet no es una garantía de democratización. Agrega que antes la crítica estaba acompañada de conocimiento y talento. Hoy ya no.

Guillermo Nugent

Guillermo Nugent

Guillermo Nugent

Cuando usted despierta cada mañana, una de sus primeras acciones es, cual acto reflejo, revisar el smartphone. Lo volverá a hacer varias veces al día. Como mínimo, según diversos estudios, unas 80.

Entre las aplicaciones más visitadas por los usuarios están, cómo no, las redes sociales. Ese espacio virtual, en el que los usuarios cuentan su vida a través de fotos, videos y memes, también es usado para transmitir opiniones de todo tipo y esperar una respuesta. ¿Son las redes sociales las ágoras del presente?

Para el sociólogo Guillermo Nugent, Internet significa un gran cambio comparado a la aparición de la imprenta.

“Durante la modernidad, la opinión cultural, política, científica, entre otras, estuvo en manos de quienes manejaban la palabra escrita en papel”, explica. Hoy, por el contrario, cualquiera con una conexión al mundo virtual puede decir lo que le plazca .

¿Se ha democratizado? “No. Democratizar significaría que se ha generado un culto y respeto a la diversidad, pero lo que existe en realidad es una pluralidad que es respetada por algunos y violentamente rechazada por otros”, señala el autor de “El laberinto de la choledad”.

Entre haters y trolls

Es común entrar al social media y encontrar discusiones sobre cualquier tema. Sin embargo, todo medio, llámese televisión o Internet, también permite la posibilidad de un uso perverso. Algunas de esas perversiones son los llamados “haters” y “trolls”, individuos que destilan su odio e insultos a otros por diversos motivos.

“El tema no es que la gente reniega, sino el clic. En las redes sociales, la inmediatez conspira contra el pensamiento. Algo te molesta, escribes y haces clic”, indica Nugent sobre los “haters” del cibermundo. “Cuando la comunicación era solo a través de libros, poner una rabieta por escrito sin elaborar no causaba interés. Si querías generar algo, necesitabas talento”, agrega.

Que vivamos una época donde la información es cada vez más veloz no significa que el razonamiento vaya al mismo ritmo. “El pensamiento no se mide por velocidad, sino por maduración”, acota.

En el caso de los trolls, que en muchos casos son personas que se dedican a difamar a cambio de un pago, Nugent dice que “no expresan una opinión, sino solo están difundiendo una consigna hostil. Son sicarios mediáticos”.

Polos opuestos

Las redes son un reflejo de la polarización que vive el país. No obstante, para Nugent “la incorporación de Internet como espacio de conversación es altamente favorable”, dice, optimista.

Esto ha generado que todos tengamos una imagen más matizada de la realidad, según el sociólogo. “Antes bastaba con leer tres o cuatro periódicos para saber qué pensaban los peruanos. Hoy hay que leer cientos de miles de opiniones”, manifiesta Nugent, que no ve con malos ojos el tema de la polarización de puntos de vista.

No obstante, también se refiere a lo políticamente correctos que se muestran algunos sectores en las redes. “Así como hay excesos de los que se van de boca, también hay excesos de inhibición”, apunta. “Hay algunos que son cuestionables. Como los que pretenden que se deje de usar ‘los’ y ‘las’ o que se feminicen los sustantivos”, explica.

Niños en redes

Sobre la posibilidad de que los menores estén inmersos en el mundo virtual desde muy temprana edad, Guillermo Nugent es tajante. “Los niños están conectados a las redes sociales porque previamente están desconectados de los padres. El problema central no son los niños y las redes, sino los padres”, argumenta. Y agrega: “los padres tienden a usar los medios de comunicación como niñeras. Antes era la televisión y hoy son las tabletas”.

Leer comentarios ( )

Ir a portada