Módulos Temas Día

música

Armonía y contrapunto: el negocio de ponerle ritmo a su fiesta de fin de año

Una presentación puede alcanzar los US$ 10,000. La producción de temas revaloriza al artista. En Perú se observa ausencia de agencias y managers.

Pachanga, electrónica, reggaeton y demás. Sin importar el estilo, contratar al DJ correcto significa garantizar una fiesta de Año Nuevo memorable. Su tarea no es sencilla: mantener la diversión a flote entre el público a fin de que este alargue tanto su noche como el consumo.
La oferta de DJ es amplia y variada, más aún para estas fechas. Solo los más reconocidos planifican su agenda hasta con un año de anticipación.

Una agenda apretada

El festejo por Año Nuevo no solo se realiza el 31, normalmente va del 27 de diciembre al 5 de enero.

Colán Festival, uno de los eventos más conocidos en Perú, es un caso: convocó a DJ Luigi para los seis días de celebración.

“Cuando termino de tocar, ya me contratan para el siguiente año, no dejan que me tome otro local”, cuenta Luigi Cabanillas, más conocido entre el público de 17 a 29 años.

Similar experiencia tiene Juan Carlos Tello, DJ Juk, quien ha repetido el plato los últimos años en Colán Piura. Solo este año recibió ocho propuestas, la mayoría de ellas para animar en otras provincias.

Por su parte, Mauricio Tola, DJ Tolinchilove, tiene su agenda programada hasta marzo. Esta incluye tocadas en Lima, el sur chico, provincias y el exterior. Su público suele escuchar música electrónica (house, techno y sus variables).

Para ellos, hay un concepto que muchos eventos comparten y que funciona: “Se presentan bandas y cuando acaba el show, empieza una buena fiesta en el mismo escenario y con la energía que quedó, gracias a un DJ”, comenta Tola.

Rentabilidad

Apostar por la pachanga, sin embargo, sería más rentable dada la cantidad de plazas disponibles. Una presentación de DJ Luigi, por ejemplo, ronda entre US$ 5,000 y US$ 10,000.

DJ Tolinchilove señala que el pago mínimo por presentación de dos a cuatro horas cualquier día de semana bordea los US$ 200, dependiendo del promotor o lugar donde se desarrolle.

En tanto, el monto asciende “a US$ 600 los fines de semana, en eventos grandes o feriados”.

Esto, además de los requerimientos del DJ como traslados, hospedaje, comidas y equipos.

Por otra parte, DJ Juk indica que ha aumentado la demanda respecto al año pasado. “Vemos en fiestas un ‘line up’ con más DJ de lo acostumbrado”, complementa Tello, quien asegura que la tarifa se quintuplica en estas fechas.

Profesionalización

Para los consultados, hace falta que los DJ se informen mejor sobre el mercado y estandaricen sus precios.

Sin embargo, “no existen agencias de DJ o managers que manejen nuestras carreras como se hace en Chile, Colombia, Argentina y Brasil”, indica Tola.

Para Cabanillas, producir música es un punto de partida para diferenciarse y mejorar el estatus en el mercado. Añade que esto sirve también para hacer conocidos a otros artistas peruanos en sus giras.

“Estoy entrando a sellos discográficos a través de colaboraciones con productores ya reconocidos”, añade Tola. Esto revaloriza el artista. Pues apunta que en su gira a Brasil, la agencia a la que pertenece negociará tarifas de hasta US$ 1,000.

Tags Relacionados:

música

DJ

Año Nuevo

Leer comentarios ( )