Río de Janeiro es, por estos días, la capital mundial de los deportes. Por esa razón, miles de turistas llegan desde distintos lugares para disfrutar del evento. 48 horas antes de la ceremonia de inauguración, el Comité de las Olimpiadas anunció que el 82% de las entradas para el evento ya se había vendido.

"Se han comprado casi cinco millones de tickets. Pero todavía tenemos 1.1 millones para ofrecer", estimó Mario Andrada, vocero de los organizadores.

La meta de RíoEl 82% de entradas adquiridas equivale a US$ 316,7 millones. Con eso, sostuvieron los organizadores, se cumple la expectativa financiera.

En total, se espera 6.1 millones de aficionados para llenar los escenarios olímpicos.

No obstante, los críticos sostienen que ese 82% es una cifra baja, si se compara con la anterior edición de los Juegos, Londres 2012. En esa línea, expresan que en dichas olimpiadas los boletos costaron el doble o más que los actuales y se vendieron siete millones un mes antes de la inauguración.

En Pekín 2008 sucedió lo mismo: se pusieron a la venta 6.8 millones de tickets y se compraron más del 95%. Al inicio, en Brasil se pensaba disponer de 7.5 millones de pases, pero se redujo la cantidad por limitaciones de espacio en las instalaciones.

Los aficionadosUn 25% de los tickets vendidos hasta ahora fueron comprados por extranjeros. Así, los deportes que atrajeron más aficionados locales y extranjeros han sido el fútbol, voleibol de playa, baloncesto, tenis, natación y atletismo.

Regalarán entradasPor esto, ante el vacío que lucen algunos campos como los de rugby o golf, el Comité Organizador regalará 240,000 entradas a niños pobres.

Los Juegos Olímpicos no impulsarían la economía de BrasilRío de Janeiro posee una deuda de casi US$ 20,000 millones. No obstante, los US$ 12,000 millones invertidos en los . no bastarán para empujar la mayor economía de la región. Según el Gobierno brasileño, más del 50% fue aportado por entidades privadas.

La ciudad anfitriona tiene un déficit de US$ 5,000 millones para cumplir con sus compromisos del 2016.

El rescate económico que concedió el Gobierno central por US$ 913 millones en junio no pudo equilibrar la situación financiera de Río.

Mientras que en el 2015 el PBI de Brasil se redujo en un 3.8% con respecto a los resultados del 2014.

En junio, el desempleo llegó a 11.3% y el déficit gubernamental ascendió a US$ 46,000 millones en los últimos 12 meses.

TAGS RELACIONADOS