Módulos Temas Día

Por qué es difícil para las compañías retener a millennials

En Latinoamérica, el 70% de los millennials se siente emprendedor, no sueñan con trabajar en una compañía y es una cifra que va en aumento. ¿Qué le hace falta a las compañías para retener ese talento?

Por qué es difícil para las compañías retener a millennials

Por qué es difícil para las compañías retener a millennials

"El desafío es de las compañías que tiene mayor antigüedad, no de las de tipo emprendedor o punto com, que nacen con un estilo mucho más moderno en la forma de hacer las cosas y la cultura organizacional", asegura Carolina Borracchia, especialista en marca empleadora y CEO de Combo

Jóvenes buscan experienciaLa tecnología forma parte de la vida de los jóvenes millennials, por ello su vida gira en torno a aplicaciones como Dropbox, Instagram, Twitter o Facebook y esa es su concepción de cómo se relacionan socialmente con los demás.

"Cuando estos chicos ingresan a las compañías que no han dado ese salto hacia la transformación digital hay un choque, porque en las compañías más grandes la transformación es más lenta. Y la brecha que atraviesa desde el lugar de la tecnología es enorme", explica Borracchia.

[LEA TAMBIÉN] Cómo conviven 'Millennials' y 'Baby Boomers' en las empresas

Ha cambiado también el significado de trabajar pues esta es una generación altruista. En sí mismo no es una finalidad trabajar, es un medio para vivir. Pues buscan una experiencia, no un puesto de trabajo, no una gran compañía con un montón de sucursales.

"Ellos quieren ser parte de compañías que transformen positivamente el mundo. Esto significa que el impacto ambiental es súper importante para ellos, el equilibrio entre la vida personal y laboral es indivisible", aclara Borracchia.

El currículum también ha quedado obsoleto pues según Carolina, es un resumen técnico y frío de una persona. "Yo soy toda una persona y busco experiencias, me sirve en tanto y en cuanto esta sea una experiencia de aprendizaje. Para algunos será salario o capacitación", agrega.

Son emprendedores"Hoy el competidor de la compañía son estos mismos chicos que tienen todas las herramientas para hacer solos una empresa", manifiesta Carolina. Pues ser emprendedor no es tan fácil, sin embargo, hay muchas herramientas que lo hacen fácil. Como hoy las plataformas de micro mecenazgo o crowdfunding.

"Los que triunfan son los más talentosos y ellos mismos podrías ser talentosos en tu compañía pero no lo van a hacer porque están viendo el emprendedorismo o compañías de tipo emprendedor pequeñas, en donde no llenan planillas a mano, ya entienden y nacen con el home office", explica Carolina.

Estos jóvenes tienen una capacidad autocrítica mayor y también mayor acceso a la información. "Si pensamos en estos chicos como consumidores, son más exigentes, más informados, tienen la capacidad de opinar porque viven acostumbrados a me gusta, no me gusta, reacciones, emoticonos, por ello cuando un joven profesional dice lo que piensa muchos se sorprenden".

Es tarde para las compañías"Ya es tarde para las compañías. Ellas deben estar abiertas para aprender de las nuevas generaciones en lugar de encontrar las diferencias tienen que encontrar las oportunidades", afirma Borracchia.

Y como las compañías grandes no pueden transformarse de un día para otro, Carolina propone trabajar en pequeños proyectos pilotos, en donde no sean verticalistas, en la que alguien de una generación pueda aportar.

¿Qué hacer?"Cuenten como es la experiencia de trabajar en una compañía, aprovechen las redes sociales que están muy desaprovechadas. Ninguna compañía es para todos y ningún candidato es para todas las compañías", aconseja Carolina a las empresas.

Mientras que a los jóvenes les recomienda que "sean astutos en la búsqueda de trabajo, no leas solo lo de "trabajo con nosotros" porque la mayoría hace cero diferenciación y suena muy marketero, esta generación sabe desenmascarar el marketing. Conecten a alguien en LinkedIn, y pregunten sobre sus intereses, hay que aprovecharlo", agrega.

Leer comentarios ( )

Ir a portada