Módulos Temas Día

Día de la Canción Criolla: ¿Todavía es rentable abrir una peña en el Perú?

Desde el uso de las redes sociales hasta cambios en los formatos del negocio, los tradicionales locales que arman la jarana los fines de semana se han visto forzados al cambio.

Gianmarco Delgado

El 18 de octubre de 1944, Manuel Prado Ugarteche, presidente del Perú en aquellos tiempos, estableció que todos los 31 de octubre se celebre el Día de la Canción Criolla. Año a año recordaríamos, con el pecho inflado, por qué debemos ser hinchas de nuestra propia tierra, de su cultura, su música y su gente.

La algarabía al ritmo de cajón, guitarra y poesía que se armaban todos los meses de julio y octubre originaron que, entre las décadas del 60 y 70, se inauguren las tradicionales peñas limeñas.

¿Cómo un negocio con más de 35 años de existencia sigue vigente en nuestro país? ¿Cómo puede competir, incluso, con centros de entretenimiento dedicados a la música 'pop' antes que un ritmo peruano?

Cambios en el formato

Damian Ode, director creativo de Marketing de la peña Del Carajo!, afirmó que con el paso de los años tuvieron que emprender varios cambios para no perder rentabilidad.

Para los próximos meses, el siguiente paso de esta peña apunta a convertirse en un restaurante-bar que atienda todos los días, en lugar de los tradicionales viernes y sábados.

Los obstáculos persisten, sin embargo. Uno de ellos es la escasa oferta de artistas, pues no son tantos como en otros géneros, reveló Ode.

La peña puede llegar a tener un margen de ventas más alto que el de una discoteca común (hasta un 25% adicional), aseguró el ejecutivo. Pero los gastos por contratar a un artista conocido pueden ser más elevados.

Además de la música, el éxito se debe al tiempo del local y a la imagen que proyecta, asociado por las personas como algo tradicional y propio de la cultura criolla, subrayó. Otro factor son las redes sociales, que sirven como herramienta clave para difundir su trabajo.

"Ya tenemos 19 años, ya la gente nos conoce, el que no cae resbala. Aparte, manejamos las redes de manera coyuntural resaltando no solo nuestro show, y logramos que la gente nos vea como un amigo", puntualizó.

En tanto, Walter Sachún, dueño de la peña y restaurante turístico Sachún, considera que la clave es el trabajo de muchos años.

"Somos uno de los pocos locales que difunde la música criolla y acaso el único que queda de los tradicionales locales de antaño. Para que sea rentable se requiere trabajar mucho, y para quienes amamos nuestra música criolla esta labor nos da muchas satisfacciones", indicó.

Según Sachún, el principal cambio que asumió el local fue la combinación de shows criollos con presentaciones de danzas folclóricas.

"Hubo una época en la cual solo el turismo nos dejaba dividendos, por eso tuvimos que combinar nuestro show criollo con estampas folclóricas de todo el país", añadió.

El dueño de Sachún coincidió con Ode al afirmar que las redes sociales han jugado un rol muy importante en la difusión no solo del negocio, sino también de la música.

Asimismo, confirmó que los gastos que puede llegar a realizar una peña son más altos que el de otros locales por las presentaciones en vivo no solo de músicos de primer nivel sino también de elencos de baile.

Artistas vigentes

Para Carlos Farfán, quien ganó el programa de canto Yo Soy en 2015 por su imitación a 'el diamante negro' Manuel Donayre, la música criolla está en pleno crecimiento.

"En el mundo criollo estamos hablando de voces jóvenes que van a tener un gran futuro dentro de la música. Se dedican a ello mañana, tarde y noche, no solo días festivos", aseguró.

Sin embargo, Farfán encuentra un enemigo silencioso en el sector. Indicó que "las voces antiguas" pueden presentarse como un obstáculo en el negocio.

En el terreno de las soluciones, el sector público juega un papel clave en la difusión del género. "Las municipalidades tranquilamente podrían hacer un concurso de voces. Incentivar a los más pequeños. Por suerte los colegios aun no han perdido esa costumbre", observó.

Para  ElDúo de Oro , conformado por los esposos Guillermo Peralta y Norma García, el panorama no es desalentador.

"Vivimos únicamente de la música hace 33 años, cultivando lo nuestro. Es mentira que el género esté muriendo. Hay nuevas voces. El problema es que no hay difusión", apuntó Peralta.

"Un material nuevo no lo puedes meter a las radios. En la programación que manejan las radios solo emiten canciones antiguas, conocidas", cuestionó.

En contraste, la música criolla ha encontrado un nuevo megáfono, como lo fue la piratería en su momento.

"Las redes sociales son, por ahora, un factor importante en la difusión. Antes eran los discos piratas", reveló.

El integrante de El Dúo de Oro consideró que las peñas juegan un rol importante, aunque ahora son más exigentes en el negocio por la fuerte competencia que enfrentan.

"¿Por qué te contratan en las peñas? Por el manejo con el público y la calidad del artista. Antiguamente la gente solo iba a sentarse. Ahora es diferente, la gente quiere participar", explicó.

Leer comentarios ( )

Ir a portada