FOTOS | La arena de las dunas peruanas, la altitud del altiplano boliviano, y el calor del accidentado territorio argentino son los tres elementos que agrandan el desafío del Dakar 2018 para sus corredores, cuya resistencia y capacidad de competencia serán puestas a prueba hasta el límite en esos extremos escenarios.

La carrera tendrá cinco días sobre el desierto peruano, luego otras cinco jornadas a más de 3.000 metros de altitud y culminará con cinco etapas más por la variada y complicada orografía del noroeste de Argentina, sin opción para confiarse un solo instante.

A excepción del día de descanso previsto en La Paz, la carrera apenas dará respiro a los participantes en sus catorce etapas, pues desde el primer día se adentrará en el desierto peruano, cuyas dunas de arena fina y blanda serán las primeras trampas a sortear por los pilotos.

La mayor parte de las etapas en Perú transcurrirán fuera de pista, lo que obligará a afinar las dotes de navegación de los participantes para no quedarse relegados a las primeras de cambio, especialmente en la cuarta etapa, con uno de los tramos arenosos más largos de la historia del Dakar, de hasta 100 kilómetros ininterrumpidos de competición.

Para conocer más detalles del rally de este año, revise las cifras del Dakar 2018 en la galería de arriba.

TAGS RELACIONADOS