Si hay algo en lo que coinciden todos los especialistas en salud y nutrición es que la mejor forma de vencer al sobrepeso y obesidad es educando bien a los consumidores en dietas balanceadas.

La etiqueta de información nutricional se introdujo hace alrededor de 20 años en varios países y ofrece a los consumidores información importante, incluyendo en su mayoría: el tamaño de la porción, el número de porciones por paquete, el número de calorías por porción, la cantidad de nutrimentos en cada porción de un alimento envasado y el aporte de su consumo en porcentaje de valor diario (%VD) basado en una dieta diaria de 2000 calorías.

1.- ¿Qué es?El etiquetado de los alimentos es la información ofrecida al consumidor sobre las propiedades nutricionales del producto.

Trae dos tipos de información:• la información general del producto (es obligatoria)• la información nutricional del producto (no es obligatoria en la mayoría de países)

2.- ¿Qué datos nos debe brindar?El nombre del producto, los ingredientes que lo componen, la cantidad, la graduación alcohólica, la fecha de caducidad, así como, la fecha de consumo preferente, entre otros.

En el caso de la información nutricional se trata de cuantos nutrientes tiene ese alimento y en qué cantidad para poder saber balancearlos en base a la dieta promedio de 2000 calorías diarias.

3.- ¿Cómo se expresan esos datos?La composición nutricional se expresa en gramos (g) o miligramos (mg) del nutriente por cada 100g de producto. En algunos casos también se incluye la composición por ración individual, por unidad o por producto reconstituido (como es el caso de un puré de papa en polvo o la gelatina).

4.- ¿En qué orden se detallan los ingredientes?Todos los ingredientes que componen un producto alimentario se registran por orden descendente según la concentración, de manera que el primer ingrediente es el que se encuentra en mayor proporción y el último en menor cantidad.

Conocer estos datos nos ayudará a saber qué buscar y cómo interpretar la información del etiquetado de los alimentos, según nuestra rutina de vida, de manera que podamos tomar elecciones más acertadas e informadas sobre los productos que compramos.

Después de todo, la alimentación es un gran determinante de nuestra salud y la misma comienza con la compra de alimentos que después se incorporarán a la cocina para dar origen a platos sabrosos que consumiremos.

Aprender a entender las etiquetas nutricionales podría tener un impacto favorable en nuestra salud y en cómo llevamos una dieta saludable, pero esto será posible siempre y cuando mantengamos un estilo de vida activo para complementarlo.

TAGS RELACIONADOS