(AFP) Los contratos que suscribieron la y varias empresas de marketing deportivo, investigadas por la Justicia de Estados Unidos en el marco del escándalo de corrupción en la FIFA, fueron la causa del allanamiento a la sede de la matriz del fútbol sudamericano el jueves en Asunción (Paraguay).

Por espacio de diez horas, una comitiva fiscal y policial allanó las oficinas de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) a pedido del Departamento de Justicia estadounidense, y se incautó numerosa documentación que data de 1991 al 2015, revelaron fuentes del Ministerio Público paraguayo este viernes.

"El meollo de toda la cuestión son los contratos entre la Conmebol y las compañías de marketing", explicó el fiscal Hernán Galeano, de la unidad especializada en lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

"Son numerosas las documentaciones incautadas, van desde 1991 hasta el 2015. Entre ellos, están los contratos de la Conmebol con las compañías de marketing de la Copa Libertadores de América y la Copa América", expresó.

Entre los papeles sobresalen, además de los contratos, actas de reuniones del comité ejecutivo, estatutos, reglamentos y copias de equipos informáticos de las oficinas, agregó el fiscal.

El presidente interino de la Conmebol, el uruguayo Wilmar Valdez, admitió que "a nadie gusta lo que sucedió ayer, pero es algo que está llevando a cabo la justicia de Estados Unidos".

Valdez reiteró lo señalado cuando asumió la jefatura de la organización en reemplazo del paraguayo Juan Ángel Napout, en el sentido de que la política de la nueva Conmebol es "transparencia y colaboración con la justicia".

El uruguayo es uno de los candidatos a asumir la presidencia de la entidad en propiedad, para lo cual están citados los máximos dirigentes de las diez asociaciones nacionales miembro el 26 de este mes en Asunción, cuando se votará al nuevo jefe del fútbol sudamericano.

Tres presidentes procesadosLa Conmebol se encuentra inmersa en un escándalo de corrupción que ha puesto tras las rejas a trece altos jerarcas del fútbol de la región, entre ellos sus tres últimos expresidentes, el paraguayo Nicolás Leoz, el uruguayo Eugenio Figueredo y el también paraguayo Juan Ángel Napout.

Leoz, de 87 años y con prisión domiciliaria desde junio pasado, fue titular de la Conmebol por espacio de 27 años, desde 1986 al 2013, y Napout, de 57 años y en libertad condicional en Estados Unidos tras ser extraditado desde Suiza, adonde fue capturado en diciembre, presidió la Conmebol entre marzo y diciembre del 2015.

En la transición fue presidente el uruguayo Eugenio Figueredo, también enjuiciado por Estados Unidos y con prisión domiciliaria en Montevideo tras ser detenido en Zúrich en mayo pasado.

La misma medida judicial fue expedida contra cinco dueños de empresas de marketing deportivo: los argentinos Alejandro Burzaco (director ejecutivo de Torneos y Competencias), Hugo y Mariano Jinkis (titulares de Full Play), el argentino-brasileño José Margulies, conocido como José Lázaro (director ejecutivo de Valente Corp. y Somerton Ltd.) y el estadounidense Aaron Davidson (presidente de Traffic Sports USA).

Estados Unidos los acusa de crear y poner en marcha un que incluye, entre otros delitos, pagos de sobornos por millones de dólares para vender derechos de transmisión en televisión y comercialización de torneos y amistosos internacionales, utilizando el sistema financiero de ese país.

Entre los investigados también figuran José María Marín (Brasil, en libertad condicional en EE.UU.), Rafael Esquivel (Venezuela, preso), Carlos Chávez (Bolivia, preso), Napout (Paraguay, en libertad condicional en EE.UU.), Luis Chiriboga (Ecuador, preso), Manuel Burga (Perú, preso), Luis Bedoya (Colombia, libertad condicional en EE.UU.), Sergio Jadue (Chile, en libertad condicional en EE.UU.).

[Etiqueta]

La sede de la Conmebol tenía inmunidad diplomática desde 1992, privilegio que le fue retirado en junio del 2015, un mes después de la detención en Zúrich de varios dirigentes de la región durante un congreso de la .

En dicho congreso fue reelegido pese al escándalo el suizo Joseph Blatter, quien fue suspendido en diciembre pasado por ocho años. Blatter había renunciado al cargo el 2 de junio, cuatro días después de ser reelegido para un quinto mandato.