Módulos Temas Día

Las consecuencias de la codicia

Roland Alter investiga las consecuencias de la codicia extrema en la economía. El profesor de Administración de Empresas en la Universidad de Heilbronn nos cuenta cómo el ahorro compulsivo de Anton Schlecker condujo el imperio familiar a la bancarrota.

las consecuencias de la codicia

las consecuencias de la codicia (Video: DW)

Por incoherente y absurdo que parezca, cuanto más progreso económico desarrolla una sociedad, más infelices suelen ser los seres humanos que la componen.

De ahí que algunos de los países más ricos del mundo, como Suecia, Noruega, Finlandia y Estados Unidos, cuenten, paradójicamente, con las tasas de suicidio más elevadas del planeta. En el mundo, un millón de seres humanos se quitan la vida cada año. Y al menos otros 15 millones lo intentan sin conseguirlo.

Pero entonces, ¿qué es la codicia? ¿De dónde nace? ¿Adónde nos conduce? Etimológicamente procede del latín cupiditas, que significa "deseo, pasión", y es sinónimo de "ambición" o "afán excesivo".

Así, la codicia es el afán por desear más de lo que se tiene, la ambición por querer más de lo que se ha conseguido. De ahí que no importe lo que hagamos o lo que tengamos; la codicia nunca se detiene. Siempre quiere más.

Es insaciable por naturaleza. Actúa como un veneno que nos corroe el corazón y nos ciega el entendimiento, llevándonos a perder de vista lo que de verdad necesitamos para construir una vida equilibrada, feliz y con sentido.

Para conocer más detalles vea el vídeo en la parte superior de la nota de Deutsche Welle.

Tags Relacionados:

Codicia

ahorro

Deutsche Welle

Leer comentarios ( )

Ir a portada