Módulos Temas Día

Las cinco tendencias del mercado laboral marcadas por el avance tecnológico

La inteligencia artificial, la automatización del empleo y la demanda de determinados perfiles laborales escribirán el futuro del ser humano en un escenario donde las ciudades competirán por el talento, estima el World Economic Forum (WEF).

tecnologías emergentes

FOTO 3 | La ciudad sensible. Tras el fracaso, los retrasos o las expectativas infladas de algunas 'smart cities’, se impone ahora un nuevo concepto de la ciudad del futuro. Se trata de la ciudad sensible en alusión a la multitud de sensores repartidos por la ciudades. Quayside es una iniciativa que nace en Toronto (Canadá), que se ha propuesto rediseñar un barrio urbano desde cero para reconstruirlo de nuevo, alrededor de las últimas tecnologías digitales. Los laboratorios Sidewalk de Alphabet, con sede en Nueva York (EE. UU.) colabora con el Gobierno canadiense en el proyecto del muelle industrial de Toronto para convertirlo en uno de alta tecnología. Uno de los objetivos consiste en que las decisiones sobre diseño, política y tecnología se tomen en función de la información recopilada por una amplia red de sensores que monitorizan todo: desde la calidad del aire, hasta los niveles de ruido y la actividad de las personas. El proyecto, que se anunció para octubre de 2017, se ha pospuesto a 2019.

Un informe elaborado por el World Economic Forum (WEF) muestra las cinco tendencias en el futuro del mercado laboral, todas ellas marcadas por el avance tecnológico:

1. La inteligencia artificial y la robótica generarán más empleos siempre y cuando la innovación se guíe de manera responsable.

Elon Musk no es el primero en temer el surgimiento de las máquinas.

Cada generación anterior a la nuestra ha temido un cambio tecnológico masivo. Según las estimaciones, la IA supondrá en 2030 en torno al 14% del PIB mundial, sostiene el WEF.

2. Las ciudades competirán contra otras por el talento.

Las grandes compañías querrán estar donde esté el talento tecnológico.

La guerra de talentos del futuro ya no será entre empresas, será entre ciudades. La tecnología seguirá uniendo a la sociedad, y el trabajo a distancia se convertirá en una norma.

3. El número de trabajadores freelance aumentará

Más de 57 millones de trabajadores, aproximadamente el 36% de la fuerza laboral de EE.UU., son independientes.

Según un informe de Oxford Internet Institute, el uso de la plataforma de talentos entre las grandes empresas aumentó un 26% en 2017.

Empresas como Pfizer y Samsung son parte de esta creciente clase de empresas que se han conectado para encontrar profesionales independientes.

El 69% de los freelancers considera que las redes sociales y portales profesionales han incrementado en más de un 50% las oportunidades para encontrar trabajo independiente.

4. Cambios en un sistema educativo enfocado en la creatividad

La manera en la que educamos a las generaciones futuras ya no las prepara para las habilidades y trabajos de hoy en día. Preparar a las y los estudiantes para los trabajos del mañana requiere romper las fronteras de la educación.

La programación sería una alternativa razonable, pues las máquinas necesitarán que alguien las programe.

Algo que se une a la necesidad de enseñar a plantear suposiciones explícitas, transformar el entendimiento de conceptos generales en procedimientos formales.

Posiblemente, la educación se volverá más flexible para satisfacer las necesidades de la fuerza de trabajo del siglo XXI. Se preparará a los estudiantes para una vida de aprendizaje basada en la rápida evolución de sus capacidades.

5. Habilidades para dominar el trabajo del futuro

En este escenario, y como contrapartida, subyace la idea de que las máquinas eliminarán el trabajo humano.

Por ese motivo, un nuevo informe de McKinsey Global Institute ha resaltado las habilidades humanas que sobrevivirán mejor a la inteligencia artificial y a la automatización.

Por lo general, el trabajo físico y manual abarca tareas realizadas por mano de obra relativamente no calificada. Las habilidades cognitivas y manuales son necesarias para los trabajadores con procesamientos de datos de bajo nivel.

Precisamente serán esos dos conjuntos de habilidades los que, probablemente, sufrirán más, aunque no en todas las profesiones.En la otra cara de la moneda tenemos las llamadas habilidades blandas que aumentarán su demanda.

Este tipo de trabajos incluye la comunicación avanzada y la negociación, la empatía, la capacidad de aprender continuamente, de gestionar a los demás y de ser adaptable.

De la misma manera, las habilidades tecnológicas, que abarcan desde habilidades básicas hasta avanzadas de TI, análisis de datos, ingeniería e investigación serán, probablemente, las más recompensadas, ya que las empresas buscarán más desarrolladores de software, ingenieros, robóticos y científicos.

La demanda de habilidades cognitivas superiores, como la creatividad, el pensamiento crítico y la toma de decisiones, así como el procesamiento complejo de la información, crecerá hasta 2030.

Mientras que los trabajadores con habilidades tecnológicas experimentarán el mayor aumento proporcional en la demanda de su tiempo: un incremento del 60% sobre los 31.000 de horas trabajadas en 2016 en países como EE.UU.

WEF

WEF

WEF

Leer comentarios ( )

Ir a portada