La prenda con la que LeBron James jugó su primer partido en los Cavaliers fue adjudicada por US$ 50,040, después de que la NBA la pusiera a la venta. En todo caso el monto quedó muy lejos de los US$1´6 millones que un coleccionista coreano pagó esta misma semana por un sombrero, un bicornio, perteneciente a Napoleón.

La camiseta se usó en la segunda mitad del partido que James perdió en casa ante los Knicks, y en el que LeBron no se estrenó precisamente a lo grande, ya que su desempeño no fue el mejor durante el duelo deportivo.

Certificada por la como auténtica, la prenda deportiva tiene aún las marcas del adhesivo que usó el alero para fijar el micrófono que grabó durante el encuentro.

En azul marino, también tiene el detalle de la inscripción de los mosqueteros de LeBron.

La prenda, obviamente, está sudada por James y tiene un valor especial para los coleccionistas, que han demostrado estar dispuestos a pagar cantidades importantes de dinero por objetos únicos.

Otra camiseta de ese partido que también fue vendida fue las de Kevin Love, por US$2,595.