(Bloomberg).- Fue el asesinato –estilo ejecución y a plena luz del día- de un amigo productor rural como él en el campo colombiano lo que llevó a Germán Sánchez a prestar atención finalmente a los pedidos del gobierno de dejar el negocio de la cocaína. Seis años más tarde, las fuerzas del mercado, más que la preocupación por su propia seguridad, lo están convenciendo de no dar marcha atrás.

El precio del cacao, la materia prima utilizada para elaborar chocolate, está trepando en los mercados internacionales, forrando los bolsillos de los productores andinos. Sánchez dice que este año recibe unos 6,800 pesos (US$ 2.31) por un kilo (2.2 libras) de grano de cacao, mientras que el año pasado obtenía 5,000 pesos y en 2012 alrededor de 3,000 pesos.

La coca, de donde se obtiene la cocaína, "causó un gran derramamiento de sangre", dijo el viudo y padre de dos hijos. "Algunos familiares fueron asesinados y otros terminaron en la cárcel. Los ingresos económicos no justificaban el riesgo".

Los futuros de cacao aumentaron 39% en los tres años que terminaron el 10 de noviembre, según datos compilados por Bloomberg. El índice Bloomberg Commodity, que no incluye el cacao, descendió 40% en el mismo período.

La tendencia refleja las limitaciones del abastecimiento de África occidental, que aporta alrededor del 70% de la oferta mundial. El tiempo seco a causa de El Niño más fuerte desde el récord de 1997-98 dañó los cultivos en esa zona, sobre todo en Ghana, el segundo productor, si bien la reaparición de las lluvias el mes pasado atenuó los temores.

Pese a ello, la cosecha 2015-2016 de Costa de Marfil, el primer productor, será más pequeña que el récord del año pasado de 1.8 millón de tonelada, y El Niño sigue planteando riesgos en Indonesia, el tercer productor, y Ecuador, dijo el operador Cocoanect BV en un informe enviado por correo electrónico.

La vejez de los árboles, las enfermedades y una generación joven reacia a seguir a sus padres a los campos también hacen que el suministro sea restringido mientras la demanda crece.

La utilización mundial de granos de cacao superará la cosecha en unas 96,000 toneladas en los doce meses que terminarán el 30 de setiembre de 2016, según proyecciones de la Organización Internacional del Cacao en Londres. El mercado del chocolate crecerá de unos US$ 50,000 millones en 2001 a US$ 115,000 millones en el 2020, pronostica Euromonitor International.

Todo esto complementa años de esfuerzos de los gobiernos y organizaciones de los Estados Unidos y América del Sur para reducir el cultivo de coca. El cultivo ilegal se realiza exclusivamente en la región andina. Perú representa cerca del 39% de la producción de cocaína, Colombia el 33% y Bolivia un 28%. El producto final termina en Europa y Estados Unidos, los mayores consumidores, según la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de los Estados Unidos.

La Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés) lanzó su programa de desarrollo alternativo en Perú hace veinte años. Desde el 2002, invirtió US$ 620 millones para ayudar al país a reemplazar más de 80,000 hectáreas (198,000 acres) de coca ilegal por cultivos alternativos legales como el cacao, dijo Gregory Swarin, director del programa regional de USAID en Lima.

Los productores rurales van a camino a sembrar otras 28,000 hectáreas de cacao fino y aromático con ayuda de un plan trienal que inició en 2013 la Alianza Cacao Perú, sociedad pública-privada de US$ 36 millones con apoyo de USAID, dijo Swarin.

Aumento de valor de 57%El valor de las exportaciones peruanas de cacao aumentó 57% interanual a US$ 247 millones en el 2014, según ADEX, que agrupa a los exportadores del país. Los datos del gobierno muestran que la producción podría duplicarse en el 2020 respecto de las 80,993 toneladas proyectadas para este año.

Reyes Mulatillo, de 36 años, contribuye al aumento. Con la ayuda de USAID y un grupo local, abandonó la coca y se dedica a cultivar cacao desde hace tres años –para alivio de su esposa, dijo en una entrevista telefónica desde la ciudad de Tingo María, en la región de Huanuco del país-. Ahora tiene plantada una hectárea con granos de primera calidad y espera recoger más de 250 kilogramos este año, su primera cosecha.

"Queríamos un producto legal y una vida más tranquila", dijo Mulatillo.

El gobierno colombiano inició su programa de desarrollo alternativo hace diez años con apoyo de la Oficina de Drogas y Delito de los Estados Unidos o UNODC. Alrededor del 54 por ciento de las plantaciones de cacao del país 58,886 hectáreas se encuentra en zonas donde antes había cultivos ilegales, según datos del gobierno.

Aumento de la producción.El cambio ha contribuido a aumentar la producción de cacao de Colombia un 11 por ciento respecto de la temporada anterior. Esta llegó a 54,120 toneladas en los doce meses que terminaron el 30 de setiembre, muestran los datos de la Federación Nacional de Productores de Cacao con sede en Bogotá.

Germán Sánchez, presidente de la asociación local de productores de cacao, empezó a cultivar ese grano incentivado por el programa del gobierno colombiano. El agricultor de Valdivia, Antioquía, ahora tiene tres hectáreas, aproximadamente la misma superficie que antes tenía plantada con coca, y espera cosechar 5 toneladas de granos en 2016, frente a las 3 de este año. Un préstamo reciente obtenido del Banco Agrario de Colombia SA a través de su asociación, Asocaval, le permitirá agregar 1.5 hectáreas del cultivo más seguro.

El apoyo a los cultivos legales –y la preocupación de los agricultores por la violencia y la inseguridad que genera la cocaína- contribuyó a reducir las plantaciones totales de coca de Perú, Colombia y Bolivia a 120,000 hectáreas en 2013, la cifra más baja desde mediados de los años 80, según el Informe de la Droga Mundial 2015 del UNODC.

TAGS RELACIONADOS