Módulos Temas Día

Bóveda de Christie’s, más de US$ 200 millones en obras de arte

Las obras en la bóveda de Christie’s fueron enviadas desde colecciones privadas de todo el mundo, a menudo solo unos días antes de los adelantos formales.

Bóveda de Christie’s, más de US$ 200 millones en obras de arte

Bloomberg.- Cada noviembre, a menudo por no más de un día o dos, algunas de las obras de arte más valiosas del mundo permanecen invisibles, marco contra marco, en las bóvedas de la Casa de Subastas Christie's en el Rockefeller Center de Nueva York.

Están allí como parte de la bonanza anual de subastas que se realizan durante noviembre en Nueva York, y que comienza la próxima semana, cuando Christie's, Sotheby's y Phillips venderán (o al menos intentarán vender) más de US$1.500 millones en obras de arte en el transcurso de cinco días.

Las obras en la bóveda de Christie's fueron enviadas desde colecciones privadas de todo el mundo, a menudo solo unos días antes de los adelantos formales.

Incluso cuando Alexander Rotter, el copresidente del departamento Posguerra y Contemporáneo de Christie's, recorrió la bóveda (que está controlada por aire y a la cual sólo se accede a través de un ascensor que funciona con una llave digital), en la parte superior de las galerías públicas de la casa de subastas, gran parte de la colección Eppler, un tesoro de US$60 millones en obras modernistas de gigantes como Alexander Calder, Franz Kline y Willem de Kooning, ya estaba en exhibición.

La mayoría de las obras, tanto en exhibición como en la bóveda, aparecerán en las ventas de posguerra y contemporáneas de Christie's, que, en conjunto, se espera recauden un total de US$479 millones.

"El mercado está inusualmente fuerte", dijo Marc Porter, director ejecutivo de Christie's Americas en un evento organizado conjuntamente con Bloomberg Media Group la noche del miércoles. "En gran medida es impulsado por los patrimonios que entran al mercado, y algunas ventas discrecionales".

Dentro de la bóvedaGran parte de las obras de arte que se encuentran en la bóveda de aproximadamente 500 pies cuadrados están colgadas en estantes metálicos correderos que se pueden correr hacia adelante y hacia atrás, mientras que otras, incluido un cuadro de 1957 del artista Mark Rothko, se exhibe en soportes con ruedas.

Los encargados entraban y salían del lugar, llevando cuadros a salas de muestra privadas para clientes particularmente importantes, pero incluso con la ausencia de varias obras maestras de la exposición (el Leonardo de US$ 100 millones, por ejemplo, todavía estaba en camino desde Londres al momento de la visita), las obras de arte que colgaban de forma casual en los estantes metálicos correderos sumaban cientos de millones de dólares.

Tire de un estante y sale una pintura blanca de Twombly que se estima se venderá en alrededor de US$ 20 millones. En otro se encuentra una pintura del artista contemporáneo Kerry James Marshall, cuya exposición casi universalmente alabada en el Met Breuer a principios de este año atrajo multitudes durante meses.

.

Otras piezas en la bóveda incluían una pintura de Philip Guston que se estima que se venderá en el rango de US$ 5 millones a US$7 millones, una obra de entre US$25 millones y US$ 35 millones de 1982 de Jean Michel Basquiat, cuyo mercado ha visto recientemente una pieza única en un máximo de US$ 100 millones, y una obra de John Currin, un artista representado por la poderosa galería Gagosian, con un ambicioso precio de venta estimado de US$ 6 millones a US$7 millones.

Venta exitosa

Desde 2015, el mercado de subastas ha sido comparativamente moderado, especialmente en el extremo más alto, por lo que la extraordinaria cantidad de obras de más de US$20 millones en la próxima venta de Christie's representa algo así como un regreso para la casa de subastas.

Leer comentarios ( )