Fotos | El crecimiento de esta tecnología rodante puede tener un problema añadido: las baterías. No por la fabricación sino por la vida útil de las misma y la gestión de su reciclaje.

Muchos gigantes locales, como Shangai Jincao, JG Lithium o GEM Co. han invertido en instalaciones propias para poder reutilizar estas 'pilas' cuando se acaben y poder hacer negocio en este sector.

Lo cierto es que los vehículos eléctricos en China no dejan de crecer. El pasado año ya fueron medio millón de unidades vendidas, el doble que en 2015.

El Ejecutivo quiere que para 2020 se vendan 2 millones de estos utilitarios cada doce meses y que, en 2025, sean una quinta parte de la producción total de automóviles.