Módulos Temas Día

Balón e intensidad, Perú arranca sin preliminares en Rusia 2018

A seis días de romper la maldición y volver a jugar en un Mundial tras 36 años, el sábado en Saransk ante Dinamarca, Perú no tiene tiempo que perder y Ricardo Gareca lo sabe mejor que nadie.

Selección peruana

La selección peruana llega en buena forma a Rusia 2018, con una racha de 15 partidos consecutivos sin perder. (Foto: Reuters)

La selección peruana llega en buena forma a Rusia 2018, con una racha de 15 partidos consecutivos sin perder. (Foto: Reuters)

Reuters

Primera toma de contacto y abierta al público. Ricardo Gareca convirtió lo que se intuía como una ligera sesión de aclimatación en dos horas de máxima exigencia con el balón como protagonista, este lunes en Moscú, en el primer entrenamiento de Perú para preparar su debut en Rusia 2018 .

A seis días de romper la maldición y volver a jugar en un Mundial tras 36 años, el sábado en Saransk ante Dinamarca, Perú no tiene tiempo que perder y su seleccionador argentino lo sabe mejor que nadie.

Incas y niños rusos en la grada

En la tradicional sesión de puertas abiertas estipulada por la FIFA para las selecciones del Mundial, unas 300 personas asistieron a la práctica desde la grada principal del Khimki Stadium.

La fría mañana -unos 10 grados-, en la que se alternaron las nubes, la lluvia y algún rayo de sol, estuvo amenizada por la hinchada de la Bicolor, con camisetas, banderas y cánticos, acompañada por niños de los colegios de la región de Khimki, en las afueras de Moscú, cuya excursión en un día festivo en Moscú fue el entreno peruano.

"¡Estoy acostumbrado al frío ¡Pero me dijeron que era verano!", declaró el centrocampista del Feyenoord Renato Tapia.

"Todos llegamos al Mundial de la mejor manera. Estamos felices, las emociones nos brotan, pero hay que saber manejarlo", añadió sobre la presión que supone regresar a un Mundial tras 36 años.

Pese a que el equipo llegó al hotel Sheraton Sheremetievo apenas 12 horas antes, Gareca optó por una sesión de alta exigencia.

"Es la presión buena que siempre hubo en este equipo, ponerle problemas al profesor para que no sea tan fácil la decisión que tome. Los que inicien lo darán todo por el grupo", señaló el defensa Anderson Santamaría, que busca una oportunidad en el once titular.

'Luego nos damos la mano y un abrazo'

Tras varios rondos para soltar las piernas, el preparador físico Néstor Bonillo organizó ejercicios de pases en diferentes situaciones con los 20 jugadores de campo divididos en tres grupos. Paolo Guerrero y Jefferson Farfán no se separaban un centímetro.

Los tres porteros se ejercitaban en un área y en otra esquina del campo el equipo sub-20 que sirve de 'sparring' al combinado absoluto durante la aventura rusa.

El cuadro técnico, formado en su mayor parte por argentinos, también organizó su rondo, en el que brilló Nolberto Solano, antiguo centrocampista estelar de la Bicolor y actual asistente de Gareca.

A continuación el equipo ocupó la cancha entera para simular situaciones de partido. Los defensas sacaban el balón jugado, que pasaba por el centro del campo antes de llegar a los laterales, que centraban al área. Paolo Guerrero se mostró especialmente afinado con el remate.

De los pases largos al juego corto. Luego Gareca organizó un partido 10-10 en dimensiones reducidas. El lateral derecho Aldo Corzo, que el domingo se retiró de la última sesión en Gotemburgo con un tirón en el muslo izquierdo, participó en los ejercicios a campo completo pero no en el partidillo.

"Fue un entrenamiento con intensidad y es lo que buscamos, pero luego nos damos la mano y un abrazo", señaló Tapia sobre los piques entre jugadores en el partidillo.

Para finalizar la dura toma de contacto, un ejercicio de pase y remate desde el corazón del área.

Luego los jugadores desfilaron hacia el autobús, alguno con un café en la mano para recuperar el cuerpo tras la paliza.

Leer comentarios ( )

Ir a portada