El atraviesa su mejor momento. Quizá nunca antes había sido tan competitivo y especulativo. Puesto que este mercado ha alcanzado récords mundiales de toda índole este año. Es así que , una de las casas de subasta más populares del globo, recaudó en un remate US$ 852 millones en una sola sesión; mientras tanto, la cantidad de adjudicaciones de piezas de arte millonarias, y otras operaciones, se han incrementado.

No es todo. En una década, el volumen de negocios generados en el ámbito del arte creció en 1.07%; los precios, en 70%. Esa es una de las conclusiones del estudio anual de la consultora Artprice, que también señala que, en solo cuatro años, el volumen mundial de facturación de las salas de ventas prácticamente se ha duplicado desde el periodo 2009-2010, cuando hubo una caída de precios de 48%.

Desde hace más de cinco años, los remates de arte contemporáneo están encabezando el mercado mundial, con picos que no se han observado en otras tendencias, declaró Denise Ratinoff, vocera de Christie's en Chile, al diario El Mercurio.

Por su parte, Thierry Ehrman, presidente de Artprice.com, ratificó que este año se ha batido una nueva marca. Y es que ha sido el mejor de la historia de las ventas de arte contemporáneo no solo subastas, sino también en lo que a ingresos totales, crecimiento de precios y récords de adjudicaciones se refiere.

La inversión de arte en la regiónSi bien las predicciones de cara al negocio del arte son positivas, a la región aún le queda un extenso terreno sobre el cual avanzar; puesto que no ha madurado tanto como otros mercados.

Mientras China y Estados Unidos concentran el 75% de las transacciones del mercado mundial del arte contemporáneo (con más de US$ 1.460 millones), la región solo representa el 0.14%, dice el análisis de la consultora en mención.

Pero, según El Mercurio, quienes deseen incursionar, deberán adentrarse en este terreno recorriendo galerías y exposiciones para estar al tanto de lo que ocurre en las artes visuales. Los especialistas recomiendan hacerse asesorar por alguien que pueda interpretar las necesidades e intereses de los potenciales compradores.

No basta con ello. Para el 'art dealer' Nicolás Mardini, es fundamental conocer los antecedentes del artista, las bienales en las que su obra ha estado presente, las galerías con las que viene trabajando y los otros lugares donde se exhiben sus piezas. Es clave, asimismo, que produzca constantemente nuevas creaciones y que viaje al extranjero.

Esos elementos se ponen sobre la mesa para determinar si la obra se podrá valorizar o no en el tiempo. Los cuadros de los artistas emergentes se logran valorizar en 10 o 15 años; mientras que los de los media carrera, en cinco o diez en promedio.

Para no tropezar con adquisiciones de obras falsas, los entendidos sugieren que el interesado observe la certificación y autenticidad del producto, lo cual también puede encargarlo a curadores u otros expertos.