MDN
FOT 1

. Los primeros metros del mundo, grandes construcciones subterráneas que conectan a las ciudades como nunca antes, comenzaron a edificarse a finales del siglo XIX.

Entre los más antiguos están el de Londres, inaugurado en 1863, el de Nueva York (en el mismo año) y el de Budapest en 1896.

Sin darnos cuenta, algunas de las ciudades más importantes del mundo han cumplido ya más de 100 años con un servicio que transformaría radicalmente la vida urbana y, eventualmente, se convertiría incluso en un pilar identitario.

Hoy el metro es el sistema de transporte público por excelencia y sus estaciones son espacios emblemáticos de las ciudades que las alojan, epicentros de la cotidianidad y, en algunos casos, vistosas obras de arte arquitectónico.