| Estos hoteles con vistas al cielo regalan exposición total en pequeñas dosis e invitan a dormir al raso sin pasar frío ni incomodidades, y sin la inquietud de visitantes inesperados en mitad de la noche.

Escoger el alojamiento adecuado cuando viajamos puede ser mucho más divertido de lo que parece, sobre todo, si estamos dispuestos a dormir en lugares raros o diferentes.

Hay lugares únicos que van más allá de la simple habitación, alojamientos que son por sí mismos una atracción y, en los que pasar la noche, se convierte en una aventura fascinante.

Disfruta en la siguiente fotogalería la experiencia de dormir disfrutando del cielo.