Apple es una de las empresas de tecnología con una identidad de marca poderosa que, aparentemente, ninguna otra en la industria puede alcanzar. "Los productos de se han convertido en un sinónimo de equipos de alta calidad y de lujo que destilan lo "cool" de la tecnología", explica Don Reisinger, columnista y colaborador de .

Aunque el estandarte del gigante de Cupertino es ofrecer productos de gama alta, no es el único que dispone de ese tipo de componentes. A pesar de eso, la percepción de que Apple es el rey de lo último en tecnología es mayoritaria.

Según BrandIndex, consultora en actitudes del consumidor, reveló que la percepción positiva hacia la empresa obtuvo 76 puntos de 100 el año pasado.Entre sus productos mejor percibidos estuvieron el iPod, con 73 puntos; iPad, con un nada despreciable 69; iPhone, con 65 y Mac con 61 puntos.

"¿Pero realmente podemos garantizar esta percepción?", cuestiona Reisinger. Para los expertos de la tecnología de la información, incluyendo aquellos en puestos corporativos de la industria, han dicho consistentemente que obtienen más por menos precio al usar productos basados en una PC de Windows.

Comparaciones"Aunque la calidad y el valor son indicadores subjetivos, ver lo que los consumidores obtienen a cambio de lo que pagan no es tan difícil", indica el columnista. iMac, una computadora "todo en uno" de Apple, cuesta un mínimo de US$ 1,199. Viene con Mac OS X, que es una ventaja, y una pantalla de 21.5 pulgadas; aparte, un procesador quad-core de 2.5 GHz y 500 GB de disco duro.

Dell, sin embargo, supera esta oferta con creces. Por US$ 850, los usuarios pueden adquirir una PC con pantalla de 23 pulgadas y el mismo procesador quad-core de 2.5 GHz. El disco duro es de 1 TB (el doble de iMac) y la resolución de pantalla es de 1080p.

Algo parecido sucede con la MacBook Pro de 15 pulgadas, que Apple vende por US$ 1,799. Por ese precio, Dell ofrece un procesador quad-core Intel iCore 7 de 2.3 GHz, 4GB de memoria RAM y 500 GB de disco duro.

Por el lado de los móviles también hay ejemplos. "El iPhone 4S es bonito, pero no tiene el procesador quad-core del HTC One X o el servicio 4G LTE (velocidad de ancho de banda) disponible en el ", detalla Reisinger.

"Los consumidores informados saben que pueden obtener productos más baratos pero más potentes de los competidores de Apple, pero lo intangible los mantiene al vilo de los iPhones y las Mac", dice el autor. "Esa es una de las razones por la que varios diseñadores y técnicos de esta industria veneran a Jobs: su habilidad para saber qué descartar o agregar a un producto, así sea de la más alta gama o no", finalizó.